ENTREVISTAS POSTELECTORALES LA CÁMARA: FERNANDO SABATÉ (Sí se Puede)

En esta sexta entrevista del especial Entrevistas Postelectorales contamos con Fernando Sabaté (Miembro de la coordinadora Insular de Sí se Puede). Sabaté es profesor del departamento de geografía de la ULL. y autor de diversos libros.  
Sí se Puede se presentó a las elecciones generales 2011 en coalición con EQUO y Socialistas por Tenerife. 


“Ni un solo recorte en nada sustancial, pues ya partimos de una situación de retraso considerable en los niveles de bienestar social respecto a países comparables de Europa”


¿Cómo valora la situación actual en la que se encuentra el país tras las elecciones?

Se abre un nuevo ciclo político, tras la debacle electoral y política del PSOE, y la consolidación del PP (iniciada ya en las elecciones locales y autonómicas), con mayoría absoluta. La situación económica y social del conjunto del Estado sigue siendo muy grave, y la de Canarias es de auténtica emergencia social. Las expectativas respecto a la acción política del nuevo Gobierno son que prosiga los recortes sociales y el retroceso en las conquistas y derechos laborales (ya iniciados por el PSOE) y la reafirmación en una ‘salida’ insolidaria de la crisis, cargada sobre los hombros de las personas asalariadas, los trabajadores autónomos y las capas populares y medias en general. Sin embargo, una vez se vayan disipando, al cabo de algunos meses, las (falsas) expectativas que ha generado el Partido Popular de que va a solucionar la crisis, es muy probable que tenga que enfrentar una acción contundente de los sindicatos, los partidos de izquierda y los movimientos sociales en contra de las políticas que acabo de apuntar. El futuro no está escrito, y dependerá del posicionamiento y la capacidad de acción de los distintos agentes políticos y sociales.

¿Qué políticas hay que desarrollar para crear empleo? ¿Cómo explicarían ese modelo diferente para salir de la crisis?
Contesto ambas preguntas en un mismo bloque. Centrándonos en el caso de Canarias (nuestro ámbito de actuación preferente) es imprescindible, en efecto, cambiar el modelo de desarrollo, que ya era incapaz de garantizar niveles de empleo razonables en etapas de crecimiento elevado, y que en la actual crisis nos sitúa a la cabeza del paro en toda Europa. Ese cambio pasa por:

- Desarrollar de manera intensiva el extraordinario potencial de las fuentes de energías renovables (contribuyendo, de paso, a superar nuestra casi total dependencia energética del exterior).
- Ayudar al sector de la construcción, sobre todo sus pequeñas y medianas empresas, a reconvertirse hacia un sector de la rehabilitación de lo ya construido: la planta turística obsoleta, los espacios públicos y colectivos, el parque de vivienda social y protegida, los espacios rurales y naturales degradados…; las pequeñas y medianas operaciones de rehabilitación son mucho más intensivas en trabajo humano (y requieren en muchos casos empleos de cierta cualificación), que las grandes infraestructuras basadas en maquinaria pesada y poquísima mano de obra. El sector de la construcción debe tener, en cualquier caso, un tamaño y un impacto económico mucho más dimensionado que aquél que se había hipertrofiado antes de 2007.
- Apoyar la transformación progresiva del sector turístico –que seguirá manteniendo un papel destacado en el futuro inmediato del Archipiélago– hacia una actividad con mucho mayor efecto de arrastre sobre el conjunto de la economía canaria: favoreciendo que sea un mercado de los productos agrarios de las Islas; posibilitando que los visitantes turísticos conozcan, valoren y visiten (de manera respetuosa) nuestro potente patrimonio natural y cultural; estableciendo vínculos con nuestra (modesta pero con posibilidades) industria cultural; emancipando en todo lo que sea posible la oferta alojativa y complementaria del monopolio de los grandes operadores turísticos transnacionales, etc.
- Apoyar a la agricultura orientada al abastecimiento del mercado interior, de múltiples maneras: investigación y formación, promoción de productos locales, comercialización, agua de calidad a precio razonable, eliminación de mecanismos de competencia desleal…; encaminando nuestro País hacia cotas más razonables de soberanía alimentaria.
- Implantando una red de Reservas Marinas bien gestionadas, que sirvan a la vez para restaurar el ecosistema marino degradado y hacer posible, en áreas vecinas, prácticas de pesca rentable y sostenible.
- Desplegar todo el potencial de los servicios sociales, actualmente subdesarrollados en Canarias, y que constituyen un yacimiento de empleo formidable.
- Impulsar con decisión un modelo de I+D+i, sobre todo desde las universidades y los centros de investigación públicos canarios, centrado en proyectos concretos que apoyen y hagan viables las metas de los sectores productivos canarios que se acaban de mencionar.

¿Qué influencia consideran que tienen ustedes en estos momentos?


Somos una fuerza política emergente, que aún está muy lejos de haber agotado todo su potencial. Aspiramos a seguir construyendo y ensanchando un gran espacio político y social a la izquierda del PSOE (hoy en declive, lo mismo que Coalición Canaria), y que bajo los principios de un proyecto ecosocialista democrático y arraigado en Canarias puede llegar a alcanzar, en términos electorales, un nivel de apoyos del 15 ó 20 por ciento, ejerciendo una influencia destacada en el devenir político de nuestro País. Ese objetivo lo vamos consolidando de abajo hacia arriba, y ya se empieza a notar en muchos ámbitos municipales de Tenerife.

Hay que realizar un cambio en el modelo, ¿se debe hacer de forma radical y rupturista o moderada?


El cambio debe ser ‘radical’, en la acepción de esa palabra que recogen los diccionarios de ‘ir a la raíz’, a las causas profundas de los males y los problemas actuales. No valen pues cambios cosméticos y soluciones meramente coyunturales a la crisis. El nivel de ‘moderación’ o de ‘ruptura’ con el que esos cambios se verifiquen, como sucede siempre y en todas partes, dependerá sobre todo de la resistencia al cambio que desplieguen los grupos sociales, casi siempre minoritarios, que se benefician del actual status quo y que concentran buena parte del poder social.

¿Actualmente ve un modelo a seguir en otros países?

Canarias debe encontrar su propio modelo alternativo, y dispone de los recursos humanos y territoriales para concebirlo y ponerlo en práctica. Ésa ha de ser la idea principal. No obstante, se pueden constatar experiencias positivas que sirven al menos de estímulo intelectual y moral de que otro modelo es, en efecto, posible. Las primeras las podemos encontrar dentro mismo de Canarias, en lugares como El Hierro o la comarca del Sureste de Gran Canaria. También en otras comunidades del Estado Español, como Navarra o Euskadi, entre otras (reconociendo siempre que parten de situaciones históricas y geopolíticas bien distintas a las nuestras). Islandia constituye una experiencia insular, radical y positiva de una forma alternativa (y de momento exitosa) de encarar la crisis. Pero vuelvo a insistir: lo principal es encontrar nuestro propio camino, pues la apuesta anterior por mimetizar experiencias ajenas (como las de Irlanda o Puerto Rico, en aspectos fiscales y otros) ha sido un desastre.

Han pedido un presupuesto ajustado con la situación actual y solidario con las partidas sociales ...

Reconociendo la gravedad de la crisis actual, y la reducción de ingresos de todas las administraciones públicas, que obligan a ejecutar recortes, consideramos que hay varias partidas que deben ser ‘sagradas’: salud pública, educación pública, servicios sociales y algunas otras que contribuyen al bienestar colectivo (como el transporte público basado en las guaguas). Mejoras en la eficiencia (hacer lo mismo pero mejor), todas las que sean posibles; pero ni un solo recorte en nada sustancial, pues ya partimos de una situación de retraso considerable en los niveles de bienestar social respecto a países comparables de Europa (y también respecto al resto del Estado Español).
Las reducciones presupuestarias deben venir, en nuestro caso, del abandono definitivo de proyectos (algunos en marcha) de grandes infraestructuras, que son carísimas, lesivas para el medio ambiente y que no resuelven ninguna necesidad humana prioritaria: el puerto de Granadilla es el caso más emblemático, pero también el puerto de Fonsalía, la Autopista Exterior, los absurdos trenes de alta velocidad… por referirme sólo a algunos ejemplos de Tenerife. El Gobierno de Canarias y los Cabildos deben renegociar con fuerza ante instancias estatales y europeas la reorientación de esas inversiones hacia otras que refuercen los pilares del estado del bienestar así como los sectores productivos con futuro enunciados más arriba. La otra fuente de financiación, cuantitativamente pequeña, pero que enviaría un mensaje ejemplarizante hacia la sociedad, es la reducción de los sueldos de los altos cargos públicos (alcaldes, presidentes, consejeros, directores generales, gerentes de empresas públicas, etc.).

¿Podría decirnos cómo considera que deben gestionarse tres ámbitos tan importantes como la educación, la sanidad y la cultura?

A pesar de la crisis, Canarias debe seguir impulsando hasta donde sea posible en las condiciones actuales esos sectores, porque no son ‘gastos’ sino inversiones con futuro, sobre todo la Educación. En el ámbito de la Cultura, la administración debe articular un sistema que permita el libre desarrollo de iniciativas particulares, sin tutelas ni injerencias partidistas, y que en muchos casos pueden ser rentables por sí mismas, si se favorece cierto apoyo inicial (como el préstamo de espacios culturales públicos). Ahora bien, existen propuestas culturales interesantes que por su carácter más vanguardista, o por otras razones, difícilmente tienen rentabilidad económica por sí mismas, y no se pueden abandonar a la suerte del ‘libre mercado’: hay que arroparlas pero practicando en general estilos mucho más austeros que los que marcaron los años de ‘vacas gordas’.

Por último, ¿qué camino va a seguir ahora Alternativa Sí se puede?

Sí se puede, que es un movimiento político horizontal y asambleario, evaluará la actual coyuntura y marcará sus objetivos inmediatos en una Asamblea Insular que celebraremos pronto. En cualquier caso, el debate colectivo que estamos manteniendo en el seno de la organización apunta hacia seguir reforzando el trabajo de base, local, territorial y sectorial; consolidar la expansión de nuestra organización por nuevos municipios de Tenerife; avanzar o consolidar la implantación de nuestra propuesta política en toda Canarias (empezando por Gran Canaria, donde mantenemos relaciones fraternales con la organización Canarias por la Izquierda – Sí se puede), desde el respeto a las realidades y culturas políticas de cada Isla; seguir mejorando los niveles de formación y capacitación política de nuestra militancia; apoyar el trabajo de nuestros compañeros y compañeras en Buenavista del Norte, donde ostentamos la alcaldía, y que debe convertirse en un referente de buena gestión municipal alternativa; impulsar la creación de una Asamblea de Cargos Electos de la Izquierda Alternativa Canaria, como un contrapoder a las políticas hoy hegemónicas en nuestra tierra.
Todo lo anterior lo debemos entender como medios orientados a consolidar un instrumento político cuya finalidad histórica es la emancipación y el bienestar social de las grandes mayorías sociales de Canarias; y en la hora actual, frenar las políticas neoliberales y conservadoras contrarias a esa finalidad.
Share on Google Plus

About MIGUEL

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario