ENTREVISTA EN LA CÁMARA: Pablo de la Nuez, director editorial de FX Interactive y creador de “Cadena de Favores”

Hoy en Diario La Cámara entrevistamos a Pablo de la Nuez, director editorial de FX Interactive y creador de “Cadena de Favores”. Varias redes sociales, webs y blogs llevan el mismo nombre y objetivo, pero Pablo tiene claro que los nuevos sistemas de comunicación no sostienen la base de la iniciativa social. Su método de éxito: ofertas y demandas en mail personal siempre a través de un conocido.  

 “La crisis nos ha traído la realidad a la puerta de casa desmontando las excusas que solíamos ponernos para no tener que echar una mano”

Lo primero de todo agradecerle su tiempo. Su iniciativa totalmente altruista, consiste en mostrar y pedir cosas entre gente conocida mediante envíos y reenvíos de correos electrónicos. ¿Qué tipo de demandas se encuentran? ¿Quién y cómo puede beneficiarse de esta cadena?

Muchas gracias al Diario La Cámara por interesarse en esta iniciativa y por ayudar a su difusión. Cualquier petición puede tener cabida en la Cadena de Favores, puesto que se trata de compartir un favor que necesites para ver si alguien puede ayudarte: comunicar iniciativas solidarias, ayudar a alguien que esté pasando un mal momento, dar a conocer un negocio, distribuir un CV de alguien desempleado, ofertar un puesto de trabajo o compartir un proceso de selección, buscar un profesor particular para tus hijos, un carrito para bebés, un coche de segunda mano o un local para compartir, recomendar empleadas de hogar, vender algo, comprar algo… Sólo depende de las necesidades de cada uno.
La CdF es una red a la que sólo se tiene acceso vía e-mail. Cualquiera que la reciba puede revisar el contenido para ver si hay algo que pueda interesarle a él o a alguno de sus contactos. En el correo vienen los datos necesarios para que el interesado pueda dirigirse directamente a la persona que ha puesto el mensaje. Si se trata de publicar un contenido en la Cadena, entonces hay que mandar la información necesaria a dfavores@gmail.com.

¿Cómo surgió esta idea y se llevó a cabo? ¿Cuántos trabajan y qué labor tiene usted dentro?

Un buen día recibí un correo de un amigo solicitando un favor. Quería ayudarle, pero como no estaba en mi mano, pensé “¿qué pasaría si se lo pido a mis amigos?”. En unos pocos minutos quedó resuelto y entendí el potencial que tenía el reenvío de peticiones entre conocidos. Como creador de la idea gestiono el día a día de la CdF. Me encargo de recibir los correos, de preparar los envíos, de responder las dudas que van surgiendo, de comprobar la autenticidad de las peticiones que llegan, de poner en contacto a las personas que lo solicitan… Pero el corazón de la CdF son todas las personas que anónimamente dan vida a esta iniciativa reenviando el correo a sus contactos y haciendo posible que casi siempre aparezca alguien interesado en alguna de las peticiones.

Ha logrado demostrar el dicho popular “el mundo es un pañuelo”, ¿cuándo  supo que había logrado un negocio solidario? ¿Puede contar alguna anécdota?

Cuando incorporé a la lista de distribución –sin preguntar - los correos de los padres de los compañeros de colegio de mis hijos (¡¡y tengo 3!!) y sólo uno pidió no seguir recibiéndolo; en ese momento supe que había un interés real y solidario. Comprendí toda su dimensión el día en que uno de mis socios -que trabaja a menos de dos metros de mí- me dijo que había recibido la CdF. No fue a través de mí ni por ningún contacto común, sino que “volvió” a la oficina tras haber pasado por decenas de personas durante varios días.

¿Cuántas ofertas de empleo han podido publicar a lo largo de estos años? ¿Cuáles son las más demandadas? ¿Existe un perfil mayoritario de socio/ participante?

La primera oferta de trabajo no relacionada con el ámbito doméstico se publicó en octubre del 2009. Desde entonces se han comunicado probablemente más de 300. La gente es tan generosa que cuando se entera de una vacante o un proceso de selección en su empresa rápidamente lo pone en conocimiento de la CdF. También funcionan muy bien las ofertas de empleo doméstico: empleadas de hogar, profesores particulares, jardineros, fontaneros… Se nota que las empresas han reducido personal en administración y secretariado, puesto que son los CV que más se reciben, pero aquí también el espectro de perfiles es muy amplio. Hay más mujeres que hombres, pero diría que todos somos muy afines, en el sentido de que son los contactos de los amigos de mis amigos. Todas son personas que quieren aportar un granito de arena para que el mundo sea un poco más llevadero.

¿Cuál considera que es la clave para atraer a la gente a colaborar en la ayuda desinteresada? Qué opina: ¿los tiempos de crisis fomentan la generosidad en el ser humano o por el contrario afloran la avaricia y la estrechez?

La gente es muy generosa, pero hay que ponérselo fácil porque la vida de cada uno es muy exigente. La CdF llega a tu correo, te ofrece un listado de favores en los que puedes colaborar fácilmente, con unos pocos clics, sin afectar a tu día a día. Y si en ese momento no puedes echar una mano, con reenviarla a tus contactos ya estás haciendo un inmenso favor: ayudar a que le llegue a quien sí pueda hacerlo. El otro día leí que si juntáramos en un país a todas las personas solidarias, sería el tercer más poblado de la Tierra. La crisis nos ha traído la realidad a la puerta de casa: son nuestros familiares, nuestros vecinos, nuestros mejores amigos los que de repente necesitan nuestra ayuda, desmontando las “excusas” que solíamos ponernos para no tener que echar una mano. Nos está haciendo más conscientes de lo que realmente importa y por supuesto más generosos. Curioso que cuanto menos se tenga más se comparta…

Una pregunta previsible: ¿El nombre de su proyecto está pensado deliberadamente en la novela y posterior película “Cadena de favores”?

No he tenido el placer de leer la novela. La película me encantó, pero lo cierto es que el proyecto empezó sin nombre en mayo de 2008; en el asunto iba el titular del favor que se necesitaba, porque sólo se enviaba un correo por cada mensaje. A principios de octubre de 2009 lo llamé (desafortunadamente) “Tablón de anuncios”. No duró ni un mes, hasta que alguien se refirió a ella como “Cadena de favores”. Me gustó y lo adopté. Fue en 2010 cuando otro miembro lo acortó a CdF, y desde entonces se ha quedado así.

¿Cuentan con algún respaldo institucional o privado en la gestión de las demandas?

Absolutamente privado: cuento con la ayuda de mi mujer que me libera siempre que puede de las tareas familiares para que pueda dedicarle tiempo a la CdF. También cuento con el apoyo de mi empresa FX Interactive que me permite usar sus servidores de correo electrónico para hacer los envíos masivos, con lo que no tengo que incurrir en ningún gasto.

¿Hasta qué punto se implica esta red en las ofertas? ¿Se conoce si los puestos demandados se han cubierto gracias a la cadena?

Me impresiona cómo la gente se vuelca para incorporar ofertas de empleo. Hablan con sus departamentos de recursos humanos para que tengan en cuenta la CdF como otra vía más de comunicación, pasan los datos de una vacante encontrada en una tienda de su barrio, recomiendan la cadena a quien está buscando cubrir un puesto de trabajo… Incluso un compañero hizo un resumen de las principales webs de ofertas de empleo para que cualquiera supiera de un solo vistazo cuál era las más apropiada para él. Yo prendo la mecha cada semana con un nuevo mensaje de la CdF; las personas que lo reciben son las que hacen que se extienda de e-mail en e-mail. Son ellas las que ayudan desde el anonimato y hacen posible que se extienda cada vez más, incluso a otros países como Argentina, Colombia o Guatemala. Pero yo pierdo la pista, así que sólo conozco aquellos casos que se ponen en contacto conmigo para contar cómo les ha ido. Por eso sé que han sido muchas personas las que han conseguido un trabajo, pero son muchas más las que todavía siguen buscando.


Por último, ¿tiene nuevos retos u objetivos para su red social?

Como socio de una empresa de tecnología (los videojuegos son uno de los máximos exponentes del desarrollo I+D+I) es inevitable que piense en un proyecto que permita hacer aún más fácil que toda esta generosidad pueda llegar a los que más lo necesitan, requiriendo menos esfuerzo. Actualmente estoy diseñando nuevas funcionalidades para la CdF para hacerla escalable y reproducible en cualquier parte del mundo. En cuanto encuentre programadores o inversores “altruistas” que quieran involucrarse en el proyecto lo pondré en marcha. Afortunadamente cuento con la CdF para encontrarlos.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario