ENTREVISTAS EN LA CÁMARA: Sean O´Curneen, Presidente del Centro Democrático Liberal

Hoy en Diario La Cámara tenemos con nosotros al Presidente del Centro Democrático Liberal y Secretario General de la Alianza de Liberales y Demócratas Europeos del Comité de las Regiones de la UE, Sean O´Curneen. Analizaremos con él las medidas europeas contra la crisis económica, la situación de Grecia, la reforma laboral, el fracaso de Bankia, la idea de un posible rescate a España y otros muchos temas relacionados con el momento tan complicado que vivimos.

 “Una empresa se debe poder crear en un día” 


Como ya explicamos el pasado miércoles, Sean O´Curneen nació en Falls Church (Virginia, EEUU), el 24 de junio de 1970, de madre española y padre irlandés, pero se crió en Madrid. Es Licenciado en Astrofísica por la University College de Londres y posteriormente completó sus estudios con el Master de Periodismo de la École de Journalisme et de Communication de Marsella y con un Master en Política Europea por la Birkbeck College de Londres, obteniendo el grado de "Distinction" y la más alta nota de la promoción. Ha trabajado para el Alcalde de Londres en el equipo de relaciones europeas y en el equipo de prensa. También ha ejercido el periodismo en la BBC Television en Londres y en Radio Francia Internacional en París. Desde octubre 2004 es Secretario General de la Alianza de Liberales y Demócratas Europeos del Comité de las Regiones de la UE.

¿Cómo valoran desde CDL las  medidas que está tomando el Gobierno de España con respecto a la crisis?

Nos parecen un gravísimo error los recortes en educación, I+D+i, y en la transición energética. España carece de una economía productiva, y son precisamente estos sectores los que permitirían que España tuviera por fín una economía que no dependiera de que los ciudadanos de otros países puedan venir a gastarse su dinero en nuestras playas y casas de campo, que como se ha visto es un modelo suicida. Además el Sr. Rajoy sólo habla de reducir el déficit, pero un déficit no elimina la deuda, para lo que hace falta tener ingresos. Algunos recortes son inevitables, pero ¿de donde van a salir esos ingresos si no invertimos en la capacidad productiva del país y sus ciudadanos?

¿Creen que la victoria de Holland puede cambiar la orientación de las políticas a nivel europeo?

Eso esperamos. En primer lugar, hay que entender que esta no es una crisis del euro, sino una crisis del gobierno del euro. Es decir, tenemos una moneda que se mantiene con fuerza en los mercados, pero los especuladores apuestan contra el sistema porque hace falta el acuerdo y la coordinación de 27 gobiernos y existe un riesgo altísimo de que algo falle. Para el especulador le compensa apostar por el fracaso del sistema. No hay más que ver que en EEUU tienen el doble del déficit que Europa y una deuda pública del 100% del PIB (Europa tiene el 87%) y en Japón del 226%, y sin embargo no sufren los mismos problemas. Esto se debe a que hay una única autoridad nacional o federal que toma las decisiones respecto a su moneda y para el especulador no tiene ningún interés en jugar contra el sistema. A falta de crear esa autoridad europea que gobierne la moneda, hace falta una mutualización de la deuda como mejor fórmula para acabar con esta corrosiva especulación. Entendemos que Hollande está a favor de los llamados eurobonos y en ese sentido esperamos que logre convencer a los alemanes. Por mi parte, he escrito al vicecanciller alemán, que es líder del partido liberal alemán, socio del CDL, pidiendo que ejerza toda su influencia para el refuerzo del gobierno del euro, incluyendo la creación de eurobonos. Si se ataja este problema, se acaban los ataques de los mercados y los países europeos podrán centrarse en arreglar sus cuentas públicas y en generar crecimiento con mayor serenidad.

Ustedes plantean un modelo liberal ¿Aceptan algún tipo de límites a la libertad económica? 

¡Por supuesto! No somos libertarios. Como liberales luchamos con igual fuerza por la libertad económica y libertad individual - eso nos distingue de conservadores y socialistas. Pero el liberalismo es sinónimo de unas normas que garantizan un reparto equitativo de la libertad. Unas normas transparentes, conocidas y respetadas por todos. Sin eso lo que prima es la anarquía que lleva a los abusos y atropellos de los derechos de otros. Esto es lo que ha ocurrido con la crisis financiera en la que las finanzas globales han operado sin regulación ni supervisión y nos han llevado a este desastre. Por eso, al igual que en las relaciones entre personas hay que establecer unos límites, también en la actividad económica. Pero, dentro de esos límites que garantizan los derechos de todos y el reparto equitativo de la libertad, defendemos la libertad económica como la mejor manera de generar trabajo, y permitir el desarrollo de la humanidad.


¿Defienden el rescate de las entidades financieras?

Únicamente si hay riesgo de que todo el sistema financiero se derrumbe, pero en general si un negocio fracasa hay que dejar que cierre, hay que dejar que funcione el mercado. Al empresario que gestiona mal su empresa no viene el gobierno a rescatarlo. Lo mismo con entidades financieras. Bankia es un ejemplo de esta política absurda del miedo a que fracase una entidad financiera. En vez de permitir que cajas de tamaño medio cerrasen, se forzó la fusión y se creó un problema muchísimo mayor con la creación de Bankia. Siempre y cuando los ahorros de los ciudadanos estén garantizados – y lo están – y siempre que el sistema financiero en su conjunto no esté al borde del derrumbamiento, hay que dejar que fracasen también entidades financieras. Como cualquier otro negocio.

¿Cuáles serían para ustedes las medidas por las que debe apostar Europa en este momento?

Refuerzo del sistema de gobierno del euro, con una única autoridad europea, y no 27 (o el gobierno del país más fuerte), con la mutualización de la deuda europea, por ejemplo a través de eurobonos, una apuesta clara por la transición energética – que significa inversión en nuevas infraestructuras inteligentes de almacenaje y transmisión de energía, que permite a los particulares y empresas crear su propia energía y alimentar la red inteligente. La tecnología ya existe, y esta inversión sería tan revolucionaria como la llegada del internet. Se crearían puestos de trabajo, nuevas oportunidades empresariales, se reducirían los costes de importación de hidrocarburos – principal culpable del déficit europeo -, aumentaría la seguridad energética de toda Europa no teniendo que depender de países terceros poco fiables, y se contribuiría sensiblemente a la reducción de emisiones de CO2 ayudando así a limitar el cambio climático, que ha quedado un poco olvidado por culpa de la crisis, pero que sigue siendo una amenaza seria.

Con el resultado de las últimas elecciones en Grecia y la situación del país, ¿cree que acabará saliendo del euro? ¿Defienden esta salida?

Es imposible pronosticar lo que ocurrirá con Grecia y el euro, la situación es excesivamente volátil. Preferimos que no tenga que salir Grecia del euro, porque recordemos que estamos en una situación de ataques constantes de los especuladores y si sale Grecia, en seguida empezarán a apostar contra España, Irlanda, Portugal, Italia. La crisis podría ser aún más grave. No olvidemos tampoco que aún nadie sabe cuales podrían ser las repercusiones inmediatas para los bancos de otros países muy expuestos a la situación griega.

¿Qué consejo les darían a los dirigentes griegos? ¿y al pueblo griego?

Creo que ahora el futuro de Grecia no está en manos de sus dirigentes, sino del pueblo griego, ya que hay otras elecciones dentro de pocas semanas. Espero que no escuchen los mensajes simplistas y populistas de grupos extremistas, porque estos solo sembrarán el odio y la miseria como la historia ha demostrado en tantas ocasiones. Hay que recordar que esta crisis se produce no por culpa de "Europa", sino precisamente porque no hay una auténtica unión europea. Si hubiésemos tenido un verdadero gobierno económico europeo, no estaríamos en esta situación. Por eso, espero que esta vez los griegos apoyen a los partidos que son verdaderamente europeistas. No obstante, es cierto que en Grecia se falsearon datos y hubo dejadez durante años con respecto a la recaudación de impuestos. Esto jamás debe volver a producirse, y si logran formar un gobierno estable tras las próximas elecciones, hay mucho trabajo por hacer para corregir esa forma de operar.

Una de las preguntas que más se está haciendo la gente es si España podría llegar a ser rescatada, ¿creen que puede ocurrir? ¿cómo nos afectaría?

En cierto modo ya lo ha sido, puesto que el Banco Central Europeo ha tenido que intervenir en más de una ocasión para comprar deuda española. Pero en cuanto a que España se enfrente a una suspensión de pagos todo es posible, no se puede descartar. Aquí sí que son clave las decisiones que se tomarán a nivel europeo – si además de la contención del gasto, se apuesta por los eurobonos y por una política creíble del crecimiento, no debería de haber necesidad de rescate.

¿Qué país pondrían como ejemplo económico en este momento?

No hay uno sólo, pero de nuestro entorno destacaría a Dinamarca por su apuesta por la transición energética y su sistema laboral que combina seguridad y flexibilidad que les ha permitido tener una tasa de paro de entre el 3 y el 8%. También al Reino Unido por su compromiso con la inversión en investigación, desarrollo e innovación, a pesar de las políticas de austeridad. En ambos casos todo lo contrario del Gobierno de Rajoy.

España está teniendo mucha dificultad para mantener puestos de trabajo. ¿Cree que la reforma laboral va a tener algún efecto positivo en este camino?

Al Gobierno le ha faltado imaginación a la hora de introducir la reforma laboral. Lo que menos necesita el país ahora es un enfrentamiento que podría paralizar o ralentizar la actividad económica. Las pymes son las que generan empleo y hay que darles facilidades para ello. Eso es indudable y además defendemos que al autónomo y pequeño empresario se le dé una protección social de la que ahora carece e esto impide que muchas personas se lancen a montar un negocio. Pero también hay que saber en qué mundo vivimos. Cuando en este siglo los consumidores tienen infinidad de opciones para cualquier producto que se les antoja, en el mercado laboral nos enfrentamos a conceptos rígidos y trasnochados. Hace falta más flexibilidad, por supuesto, pero también hacen falta más opciones para que los empleados se impliquen en el éxito de la empresa. ¿Por qué todos los empleados han de tener el mismo tipo de contrato? No todos tienen las mismas circunstancias – algunos necesitan más seguridad, otros menos pero a cambio se les podría asociar de alguna forma al éxito de la empresa. De lo que se trata es de crear nuevas formas de partenariado entre empresarios y empleados para que el éxito de un empresa sea interés de todos. De esta forma se podría potenciar mucho más el tejido económico del país, y a la vez crear trabajo.

Al fin y al cabo aquellos que crean empleo son las empresas ¿Existen políticas de estímulo factibles que se podrían llevar a cabo en este momento? ¿Cuáles?

Sin duda, el que España ocupe el puesto 150 del mundo para la creación de empresas nos dice a gritos por donde hay que empezar. Una empresa se debe de poder crear en un día, como en muchos otros países. Al pequeño empresario se le debe de dar un mínimo de protección social – es un escándalo que el que se lanza y lo arriesga todo se quede sin nada si fracasa, mientras que sus empleados tienen máxima seguridad. Ya no vivimos en la era industrial del gran capital. Al mismo tiempo hay que reducir los costes que pagan las empresas en sus primeros años de actividad. Es una locura ahogar a una pequeña empresa con tasas cuando se está esforzando en salir adelante y crecer. Que vayan pagando de manera paulatina a medida que se van fortaleciendo.  


¿Defiende que sean unas agencias privadas como las agencias de calificación las que decidan la situación de un país?

El tema no es si son privadas o públicas. El problema es de falta de regulación y de competencia. Lo que es un escándalo es que las mismas agencias que calificaban de triple-A a las hipotecas sub-prime que provocaron toda la crisis mundial, y que por tanto no tienen ninguna credibilidad, sean las mismas que marquen el ritmo con respecto a la deuda soberana y que los actores financieros les presten atención. En todo caso, para temas económicos, es mejor que sean privadas, ya que las públicas también serían susceptibles de calificar según los intereses del gobierno de turno. La solución radica en que haya más competencia en este sector, y que estén supervisados y sometidos a rendimiento de cuentas, como cualquier otro "poder".

Para acabar con otro tema muy discutido en estos momentos ¿Está de acuerdo con subir los impuestos a las grandes fortunas?

Más que las grandes fortunas me preocupa la presión a la que se está sometiendo al ciudadano de a pie. Las grandes fortunas siempre pueden encontrar fórmulas para reducir su contribución, y muchos así lo hacen. Por tanto tiene poco sentido subir la tasa nominalmente, si luego se marchan y no se recauda nada. Lo que me parece más interesante es que paguen los impuestos que tengan que pagar, eso por supuesto, pero que en vez de esconder su fortuna o mantenerla de forma pasiva, que la usen como capital riesgo para invertir en nuevos emprendedores que van a crear empleo. Para mí el debate está en cómo crear esa cultura entre las grandes fortunas de España que existe en otros países para que se impliquen en el desarrollo del tejido económico del páis, no sólo pagando impuestos sino utilizando su fortuna para impulsar sobre todo a jóvenes emprendedores y contribuyendo al fomento de un modelo económico productivo para España.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios :

  1. Federalismo fiscal, como EEUU, Estado federal, mas peso del parlamento, mas unión economica, industrial y politica. Mas enfoque hacia las pymes, hacia la formación, los enlaces empresa-universidad, los clusters compartidos.

    ResponderEliminar