ENTREVISTA: José Antonio Pastor, portavoz del PSE-EE y cabeza de lista por Bizkaia

Hoy inauguramos el ciclo de Entrevistas Especiales Elecciones en Euskadi con la presencia de José Antonio Pastor, portavoz del PSE-EE en el Parlamento Vasco y cabeza de lista por Bizkaia.

“ Las derechas nos dicen que la pregunta a hacerse es ver qué servicios públicos podemos pagar. Nosotros decimos que primero hay que definir los servicios que queremos tener”

¿Cómo se presenta este año el PSE-EE a la sociedad vasca?

Con el aval de una gestión que, en la peor y más imprevisible crisis económica en décadas, ha conseguido blindar los servicios públicos esenciales y los derechos sociales, a la vez que se ha apostado por la innovación y el apoyo directo a las empresas. Y con el resultado de una Euskadi sin terrorismo tras aplicar políticas de firmeza, de tolerancia cero a la intolerancia y la humillación de las víctimas y de defensa de la legalidad y del Estado de Derecho que han hecho desistir a los violentos. Hoy Euskadi es mejor, sus ciudadanos son más libres y mantienen sus derechos sociales conquistados en décadas, y así seguirá siendo mientras haya un lehendakari socialista, tal y como hemos sabido demostrar. Por eso pedimos el respaldo de los vascos, para que no se dé un paso atrás.

¿Qué tipo de políticos cree que demanda hoy la sociedad?

Políticos que digan la verdad, que no supediten los intereses de los ciudadanos a los intereses de los partidos, que sean capaces de llegar a acuerdos entre diferentes al servicio de los ciudadanos. Es lo que ha hecho el primer Gobierno socialista. Comenzó diciendo a los ciudadanos que la realidad económica no era la que le habían dibujado ejecutivos anteriores, que Euskadi no era una isla ante lo que ocurría en el mundo, que estábamos en recesión y que había que tomar medidas. Siguió buscando el acuerdo inmediato con los agentes sociales, que habían estado al margen de las decisiones políticas en la década anterior. Y continuó haciendo uso de todos los recursos de autogobierno a su disposición para evitar que la oleada de recortes de derechos arrasara también Euskadi. Los ciudadanos no quieren perder sus empleos, quieren contar con sanidad y educación gratuita y universales, quieren que haya un colchón solidario con los desfavorecidos, quieren que haya actividad económica que genere empleo, detestan las broncas partidistas y exigen acuerdo a sus representantes. A eso nos hemos dedicado en esta legislatura, a eso nos queremos dedicar en la próxima, convencidos de que más que nunca, y frente a los populismos de algunos, la política es el arma fundamental para poder cambiar las cosas.

“Tenemos que conseguir que quienes hoy no trabajan estén preparados para reincorporarse a la vida laboral mejor formados, en lugar de abandonarles a su suerte”

¿Qué posibilidades tiene una Comunidad Autónoma para intentar aminorar las medidas del Partido Popular?

Todas las que sus Estatutos de Autonomía la permitan, y el de Gernika es probablemente el que más posibilidades ofrece. Al margen de las máximas competencias para ejecutar gasto (sanidad, educación, protección social), tenemos con Navarra las máximas competencias para actuar sobre ingresos (fiscalidad). Sin embargo, el reparto institucional interno de Euskadi hace que el gasto corresponda básicamente a las instituciones comunes y los ingresos sean responsabilidad de las Diputaciones. Y algunos hacen un uso partidista y patrimonialista de las instituciones que gobiernan, en este caso de las diputaciones, para impedir que el Gobierno, el que gasta, disponga de recursos suficientes para atender sus obligaciones. Hacen un uso perverso de sus competencias en materia tributaria. Y el Estado de las autonomías, la descentralización, el autogobierno tiene sentido si se pone al servicio de los ciudadanos. Es lo que los socialistas queremos, desarrollar la totalidad de nuestras competencias, y exigimos la lealtad en la colaboración entre instituciones.

“La gestión del PSE-EE  ha blindado los servicios públicos esenciales y los derechos sociales en la peor y más imprevisible crisis económica en décadas”

¿Qué alternativas propone el PSE-EE?

Como medida inmediata y realista, actuar en los ingresos. Esta crisis ha exigido una actuación en el gasto que, fuera de Euskadi, ha sido excesiva e injusta, se ha cebado en la mayoría de la gente, en las rentas medias y bajas, y en quienes no tienen rentas. Supone un desmantelamiento del Estado de Bienestar con la excusa de la situación económica. Pero es que, además, en el conjunto de España, la actuación sobre los ingresos se ha traducido en la amnistía fiscal para quienes más tienen y en otro castigo añadido a la mayor parte de quienes están sujetos a nóminas, pensiones o prestaciones, al subir los impuestos en todos los tramos de estas rentas. En Euskadi ni siquiera se ha abordado una reforma fiscal, y lo que queremos es que se emprenda, para que haya más ingresos, sí, pero también para que el sistema sea más justo. Proponemos que quienes más tienen hagan un esfuerzo adicional, y que las empresas que se comprometan en la inversión y la creación de empleo tengan mejor trato que aquellas que destinan todos sus beneficios a repartir dividendos.
Compartiendo mitin con Patxi López
Y, como reflexión más general, proponemos que cambiemos las preguntas. Las derechas nos dicen que la pregunta a hacerse es ver qué servicios públicos podemos pagar. Nosotros decimos que primero hay que definir los servicios que queremos tener, para nosotros y nuestros hijos (y los socialistas pretendemos blindar los actuales) y decidir cómo estamos dispuestos a pagarlos, con esfuerzos solidarios, equitativos, progresivos, de justicia social. Esta legislatura hemos hecho propuestas concretas que ligan expresamente la fiscalidad al Estado de Bienestar, que quiere comprometer la suficiencia financiera para que no se desmantelen los derechos sociales

“En estos momentos de crisis no hay que recortar en Cultura”

¿Qué supondría transformar el Impuesto de Sociedades en un impuesto sobre beneficios empresariales?

Supone devolver este impuesto a su esencia, a su razón de ser. Porque las diferentes deducciones o incentivos fiscales creados en el Impuesto de Sociedades para que los tributos no obstaculicen la iniciativa empresarial, para motivar a los empresarios para que empleen parte de sus beneficios en reinversión en la empresa y en la contratación de nuevos trabajadores, generar riqueza y contribuir así a nuevos ingresos por otras vías, en la práctica se está convirtiendo en un producto de ingeniería fiscal para que algunas rentas altas eludan pagar lo que les correspondería. El Impuesto de Sociedades no puede ser una vía de escape para quienes pretenden eludir sus obligaciones con la sociedad. Y el Impuesto de Sociedades no puede generar situaciones de injusticia tributaria entre las empresas comprometidas con la sociedad en la que viven y aquellas que destinan sus beneficios para su exclusivo lucro.

“Tras décadas de resistencia y sufrimiento, hemos ganado a los terroristas con la ley y la democracia”

¿Cuál son las prioridades del PSE-EE si vuelve a gobernar?

Salir de la crisis desde la cohesión social, la solidaridad, la competitividad y la sostenibilidad. Tenemos que pensar en el corto, en el medio y en el largo plazo. Tenemos que conseguir que quienes hoy no trabajan estén preparados para reincorporarse a la vida laboral mejor formados, en lugar de abandonarles a su suerte. Tenemos que ayudar a que nuestras empresas sigan ampliando mercados, porque ello generará nuevos puestos. Tenemos que buscar las nuevas oportunidades que ofrecen las tecnologías, las energías renovables, la innovación, porque nos hará más competitivos. Tenemos que preparar a los jóvenes en unas escuelas modernas, trilingües, en lugar de reducir al máximo los esfuerzos en educación. Si somos capaces de blindar estos derechos y estos principios, estaremos preparados para despegar sin que nadie se quede por el camino.

¿Por qué Euskadi debería volver a apostar por el Partido Socialista?

Porque hemos demostrado que había otra forma de enfrentarse a la crisis, cumpliendo los requisitos de déficit pero sin renunciar a los derechos sociales. Porque hemos demostrado que la austeridad no obliga a la resignación. Porque hemos hecho mucho más con mucho menos. Porque veníamos de una década de expansión presupuestaria y hemos hecho posible mejorar los servicios con importante restricción presupuestaria. Porque hemos sido capaces de sentar en la mesa a los agentes sociales para buscar acuerdos. Porque hemos viajado por el mundo para vender las excelencias de nuestras empresas, no nuestras obsesiones partidarias. Porque hemos multiplicado la inversión en innovación y estamos en los niveles de los países más avanzados de Europa. Porque hemos garantizado un colchón solidario a quienes se han visto más perjudicados por la crisis. Porque todo eso, nos lo enseñan cada día la diferentes derechas de nuestro entorno, peligra ante los que sacralizan el déficit y dicen que cumplir esa obligación es más importante que favorecer la creación de empleo. Porque los vascos no quieren renunciar a su Estado de Bienestar y nosotros hemos demostrado que con los socialistas es posible. Y porque tras décadas de resistencia y sufrimiento, hemos conseguido ganar a los terroristas con la ley y la democracia. Porque tres años después tenemos una Euskadi mejor, de ciudadanos libres, y compartimos con los vascos que no podemos dar un paso atrás

“Hemos conseguido evitar el tsunami de recortes”

¿Cuáles son los logros que más valoran de esta legislatura?

Sin duda el fin de ETA y, lo que para nosotros es también esencial, hemos asentado los principios, el suelo ético, sobre el que construir la convivencia futura, trabando los consensos plurales y transversales que necesitamos. El primer Gobierno socialista de Euskadi nació bajo amenaza expresa de ETA a todos sus miembros y a todos sus colaboradores. Dejamos claro desde el primer instante que no íbamos a ceder ante esa amenaza, que no íbamos a doblegarnos, que íbamos a seguir firmes en el rechazo de la violencia, pero también en el trabajo de deslegitimación de ese terrorismo, es denunciar e impedir que las calles de Euskadi siguieran plagadas de carteles justificadores de los totalitarios y humillantes para las víctimas. Esa firmeza, esa defensa de la legalidad, de todos los instrumentos judiciales, policiales, políticos, democráticos, del Estado de Derecho, ha sido la puntilla de ETA. Probablemente, la falta de perspectiva no permite visualizar el alcance histórico de lo ocurrido esta legislatura, pero los socialistas sabemos que es nuestro mejor legado. Y lo sabemos en primera persona, cuando nuestra gente, nuestros cargos, nuestros concejales, y tantos otros ciudadanos amenazados han podido liberarse de la protección y empezar a vivir en libertad. Son las primeras elecciones realmente libres en Euskadi.

Y también haber conseguido evitar el tsunami de recortes. Haber impedido que nuestros pensionistas tengan que repagar sus medicinas. Haber impedido que nuestros jóvenes tuvieran que renunciar a la modernización en su formación. Haber impedido que haya gente sin una renta mínima, por insuficiente que sea, con la que poder atender sus urgencias. Haber impedido con avales y otro tipo de ayudas que muchas empresas echaran la persiana. Haber evitado lo que en otras partes presentan como inevitable.
Hablando a afiliados y simpatizantes
¿Cree que algunas fuerzas políticas tienen el objetivo de desorientar el discurso político hacia temas que no son los verdaderamente importantes en este momento?

Nosotros tenemos nuestras energías volcadas aquí, en los problemas que creemos que los vascos quieren que les solucionemos. Creo más bien que a otros les falta el discurso. No encuentran su sitio, no concretan propuestas, y andan jugando a la prueba y el error. Y creo que, como ha hecho Mas en Cataluña, cuando quieran evitar que se hable de sus recortes o de su falta de alternativa, pasearán los espantajos de sus también indefinidas propuestas soberanistas a ver si pescan votos por esa área. A nosotros nos preocupa poco. Lo que nos gustaría sería poder confrontar proyectos y propuestas, y no es posible porque no las vemos en los demás. Así que seguiremos exponiéndolas con claridad, concreción y datos a los ciudadanos, que son quienes nos importan.

“Lo que nos gustaría sería poder confrontar proyectos y propuestas, y no es posible porque no las vemos en los demás”

A nivel Europeo. ¿Qué límites se deberían poner a las exigencias de los organismo europeos que obligan a más recortes en derechos sociales y laborales?

Es la hora de la política en Europa. Es la hora de que los políticos recuperen el mando, que decidan la Europa que quieren, y que los mercados se pongan al servicio de los europeos. Esta crisis ha dejado ver todas las carencias políticas con las que se ha construido la Unión, y lo que toca, además de exigir orden en las cuentas públicas, es poner orden en el proyecto social y político. Hay que recuperar los valores de ciudadanía, libertad, equidad, justicia, democracia participativa, integración, cohesión, transparencia…que son los que dieron origen a la UE. Y las instituciones comunes deben ser realmente representativas, deben rendir cuentas ante los representantes de los ciudadanos europeos.
Pero la tarea a medio plazo no debe hacer olvidar lo urgente, que en este momento es lo más importante. Debe acabar ya la imposición sin matices del mandato de la austeridad. Si los órganos políticos comunes son incapaces de hacerlo, habrá que hacerlo desde cada país o región. En Euskadi estamos cumpliendo los requisitos de déficit, pero no nos hemos sometido a la agenda neoliberal que nos querían imponer. Pero no somos una isla, así que, además de las exigencias preupuestarias, la UE debe poner en marcha ya una agenda de crecimiento y una agenda de solidaridad y justicia social

“Debemos acabar ya la imposición sin matices del mandato de la austeridad”

Uno de los temas por el que más apostamos en nuestro diario es la cultura. ¿Cree que el País Vasco puede ser una de las Comunidades Autónomas que reactiven este sector, que está sufriendo mucho?  ¿Qué habría que mejorar?

Entendemos la Cultura como elemento de progreso, como expresión de las diferentes señas de identidad, como elemento que recoge los diferentes ámbitos de creatividad, como derecho ciudadano y como factor de desarrollo económico y de creación de empleo. En Euskadi, las competencias están repartidas por los diferentes ámbitos institucionales, y uno de nuestros retos es conseguir hacer una política cultural común y compartida, para aprovechar al máximo las potencialidades y recursos. En estos momentos de crisis no hay que recortar en Cultura, pero sí repensar las estrategias, que en las últimas décadas han pasado por grandes proyectos. Entendemos que la apuesta que corresponde es volcar los esfuerzos en los contenidos, más que en infraestructuras. Entre nuestras propuestas, de esta pasada legislatura y de las futuras, está la vía de las fábricas de creación, extender estas experiencias que permiten alimentar en distintas comarcas, la actividad creativa. Y mantener los incentivos de consumo cultural, como el Bono Kultura, el club de consumo cultural, el crédito Cultura. Son experiencias absolutamente novedosas que han sido bien recibidas por los ciudadanos, por los creadores, por la industria cultural. En definitiva, y para resumir un campo tan amplio y diverso, ahora desde lo público no toca el hacer grandes edificios, toca facilitar la actividad de nuestros creadores y en nuestra industria, y toca hacer más accesible esa producción a todos los ciudadanos.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario