"No podemos permitirnos la sanidad ni la educación pero sí regalar millones a la banca"

Esta semana se ha dado a conocer la adjudicación de una de las entidades nacionalizadas cuyo proceso acelerado de privatización se acababa de reanudar. El Banco de Valencia ya tiene nuevo dueño, será la Caixa la que se hará cargo de este banco, antigua filial de Bankia. Sin embargo, el economista, profesor de Máster en el Departamento de Economía Aplicada I-a Economía Internacional y Desarrollo de la UCM, y miembro de la Plataforma por la Nacionalización de Caja Madrid, Carlos Sánchez Mato, prefiere analizar este “supuesto favor” con mucho cuidado y planteando las contrapartidas y gastos que va a suponer para el ciudadano, el gran afectado por estas políticas.


CARLOS SÁNCHEZ MATO
Economista, profesor en la UCM 
y miembro de la Plataforma por la Nacionalización de Caja Madrid

Sánchez Mato explica que quién se haga la pregunta de “¿Cuánto pagará la entidad catalana por Banco de Valencia?” es que “no habrá comprendido el proceso reprivatizador que el Gobierno español ha puesto en marcha”. Para él lo que “realmente va a ocurrir es que el Estado (que ya ha inyectado 1.000 millones de euros en la entidad cuando la nacionalizó) pondrá otros 4.500 millones de euros más para sanearla y venderla justo a continuación a la Caixa por 1 euro”.

“Por dolorosa que parezca la operación, no ha sido suficiente para que la Caixa se quede con Banco de Valencia”, añade el economista, que explica que, además, “la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el banco malo, adquirirá los activos adjudicados que la entidad tiene (otros 1.000 millones de euros) y los préstamos del sector inmobiliario (4.500 millones de euros) para que el balance pase "limpio" a la Caixa”.

Sin embargo, esto, tampoco ha sido bastante. “Debe ser que el escenario adverso de Oliver Wyman no era creíble para las entidades que han acudido a la subasta”, ironiza Sánchez Mato. Oliver Wyman ha sido la consultora encargada de realizar los test de estrés sobre las necesidades de capital de las entidades financieras de nuestro país. Por ese motivo, continúa el economista, “se le ha otorgado a la Caixa un esquema de protección de activos por el que el Estado correrá con el 72,5% de las posibles pérdidas de la cartera de créditos no traspasados”.

En resumen, “11.000 millones de euros más tres cuartas partes de las pérdidas que pudiera tener Banco de Valencia en los próximos diez años. Ahora entiendo que no haya dinero para sanidad ni para educación... No nos lo podemos permitir...”, concluye Sánchez Mato, abriendo un debate acerca de lo que está suponiendo la gestión financiera a favor de las entidades bancarias del Gobierno de España.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario