Un dilema para la noche de los Oscar


Los premios Oscar de este año, que celebran su 85 edición, presentan una de la competiciones más enriquecedoras y a la vez más injustas de la temporada. Y es que el hecho de que dos películas extraordinarias luchen por un único premio provoca sentimientos encontrados. Por un lado, la alegría de que en los galardones de la academia de Hollywood reconozcan la calidad cinematográfica más allá de los estándares comerciales y, por el otro, que una de las dos pueda quedar en el olvido tras la gala si no consigue la preciada estatuilla.

Me refiero, como no puede ser de otra forma, a Amour de Michael Haneke (premiada ayer en los Independent Spirit Awards 2013) y No de Pablo Larraín, nominadas en la categoría de película de habla no inglesa. Si bien no puedo negar que el filme de Haneke me parece la obra maestra de esta temporada y posiblemente la película más honesta creada por un realizador en los últimos años, No es tan necesaria en estos momentos que lamentaría mucho que desapareciera una vez acabada la gala. Vivimos en una época en la que el cine ha tomado el relevo como principal elemento de formación de la sociedad. Los medios, entes a las órdenes del poder económico, han perdido por completo su legitimidad y son los autores, los creadores, los únicos que realmente toman lo suficientemente en serio al pueblo como para invitarle a reflexionar. 


Pase lo que pase esta noche, tanto Amour como No han hecho una labor intelectual que responde casi a la perfección a las preguntas que se hicieron los pensadores tras un movimiento como el Mayo del 68 acerca de cuál era su papel en la sociedad tras la revolución. Ambas son una bocanada de aire fresco que permitirá a esa sociedad no resignarse y seguir luchando por defender a la humanidad por encima de ese mecanismo artificial que todo lo controla y del que únicamente una pequeña parte se beneficia. Por cierto, hay una forma de que ambas ganen, si Amour consigue vencer en la categoría principal de mejor película y No se lleva el premio de habla no inglesa. La esperanza es lo último que se pierde.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario