Logros y futuro del movimiento bolivariano


El último informe sobre las naciones latinoamericanas realizado por el Programa de la Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Habitat) sacó a relucir una serie de características sobre la desigualdad en estas regiones que dejan en mal lugar a aquellos que continuamente se justificaban en este mismo concepto para atacar un movimiento, llamado bolivariano.  

El país con menos desigualdad, según el citado informe, es Venezuela, donde la diferencia de ingresos entre el quintil más rico y el más pobre no supera las diez veces. Además de ser uno de las regiones con menor desempleo de América Latina, otro informe, el de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco), reconoció a Venezuela como un país libre de analfabetismo y la ONU como el quinto país del mundo y el segundo en América Latina con la mayor tasa de matrícula universitaria y la región donde más libros se leen. En Venezuela en los años anteriores al movimiento impulsado por el Ejecutivo de Hugo Chávez, las políticas públicas no se configuraban ni a partir del Estado ni de los colectivos sociales, sino que tenía su origen en las oficinas y clubes del gran capital. Cuando Chávez llega al Gobierno, desplaza este modelo de gestión como factor estructurador del sistema y fundamenta en el Estado el escenario real desde donde se formulan las políticas públicas, no en beneficio de unos pocos, sino en función de todos. Aunque también existen temas claves como la seguridad o la delincuencia que se han quedado sin ser resueltos en el país latinoamericano. A lo que hay que sumar que la forma de juzgar a los países extranjeros y a muchos de sus movimientos internos, tanto para apoyarlos como para condenarlos, por parte del presidente venezolano no siempre ha sido la acertada.

Aún y todo, a día de hoy podemos asegurar que en Venezuela se han restaurado los diversos canales y espacios de participación ciudadana, con una Constitución aceptada también por la derecha. Es decir, el movimiento bolivariano se ha institucionalizado como un nuevo orden y una forma eficaz de gestión. Ahora, con la figura de Chávez en el recuerdo, queda ver hasta que punto las diferentes fuerzas políticas del país podrán seguir luchando por unos principios que tengan al pueblo como protagonista, o si, por el contrario, se impondrán los extremos provocando dos graves problemas en el futuro. Por un lado, el inmovilismo de algunos sectores del PSUV y, por el otro, el interés de la oposición por venderse a potencias extranjeras. Lo importante ahora es que nos demos cuenta de que Venezuela es una tierra que mira al progreso y que nadie tiene derecho a acabar con eso.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario