¡Estarán contentos!


El diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Joan Tardá ha sido expulsado esta mañana de la tribuna del Congreso de los Diputados tras negarse en tres ocasiones consecutivas a hablar en castellano. El diputado argumentaba que se podía aplicar al Congreso la sentencia dictada ayer por la que si un alumno catalán pide recibir la enseñanza en castellano se le debe satisfacer este derecho. Así que, en un pleno en el que se estaba tratando el tema de la reforma de las jubilaciones anticipadas, el señor Tardá ha perdido su turno de palabra por el empeño en hablar en catalán.

Me pregunto yo qué pensarán de este señor y del portavoz de ERC, Alfred Bosch, también expulsado por la misma razón, los trabajadores y pensionistas que les han votado. Este partido, que dice ser de izquierdas, ha preferido montar un número para mostrar su carácter identitario que debatir acerca del derecho de las personas a poder jubilarse con una retribución digna y en el momento adecuado. Un peligroso juego que también ha seguido el diputado de Amaiur, Sabino Cuadra, en este caso en euskera, para, según ha dicho, "mostrar su solidaridad a Tardá". 

Es lamentable que, en un momento de crisis social y económica, partidos como Amaiur, ERC, Bildu, CIU, PNV... y otras formaciones nacionalistas prefieran seguir por el camino de la separación en vez de aportar a la sociedad sus propuestas. Llegados a este punto parece clara la razón por la que no defienden ideas sino imposiciones independentistas, y es que carecen de soluciones reales. El separatismo es muy simple, se basa en un planteamiento inventado hace muchos años, el odio a un colectivo. En este caso, el malo malísimo es España y aquellas personas que quieren apostar por la unión frente a las divisiones y las fronteras. De CIU o del PNV se puede entender, son partidos conservadores, el nacionalismo está en sus raíces. Pero en la izquierda independentista la única razón es la ignorancia de la que cada día hacen gala representantes como Cuadra o Tardá. 

Además, en el surrealista momento de Tardá ha habido otro protagonista por méritos propios, el presidente del Congreso. El señor Jesús Posada, antes de llamar por segunda vez al orden al diputado del ERC, ha leído el artículo en el que se explica el procedimiento para expulsar a un representante de la tribuna. Bien, pues este sencillo acto se ha convertido en una odisea cuando Posada se ha dado cuenta de que no sabía qué artículo era el que había que leer. Estoy convencido que este dirigente popular tendrá una agenda muy apretada pero creo que desde el 13 de diciembre de 2011 que fue nombrado podría haber empezado a mirar un poco dicho documento. No digo que se aprenda el reglamento al completo (que no estaría de más), pero un párrafo tan necesario para arbitrar los debates debería ser de conocimiento obligado para un presidente de la Cámara.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios :

  1. Supongo que desde la perspectiva de un ciudadano que vive en un país donde se respeta su lengua y su cultura, no se entiende que alguien reclame ese respeto.
    Lo digo porqué en este artículo se califica a los independentistas de "ignorantes" y quizá los ignorantes son otros.
    Sólo algunas puntualizaciones:
    1- Lo que diga ERC, Amaiur, ICV o cualquier otro partido en el congreso sobre pensiones (o la ILP de la PAH, o cualquier otra cosa), el PP, con su mayoría absoluta se lo va a pasar por el arco del triunfo.
    2- El tema de la lengua ya nos empieza a escocer demasiado a los catalanes y cualquier altavoz donde se pueda hacer oír nuestras quejas es mas que bienvenido.
    3- Los pensionistas y trabajadores que han votado ERC habrán aplaudido al señor Bosch y al señor Tardà y habrán agradecido que desde Amaiur se haya dado respaldo a dichas iniciativas.

    Ya sé que esto de los nacionalismos suena raro a quien tiene su estado y goza de sobrada protección a su cultura e identidad. Quizá es esta falta de empatía lo que crea división. Hecho de menos en el artículo una crítica a la sentencia del TSJC. Creo que podríamos resumirlo en un "Estos catalanes siempre quejándose por nada y sin atender a lo importante". Que ignorantes estos catalanes...

    ResponderEliminar
  2. Pues yo estoy de acuerdo con el artículo y los argumentos del nacionalista Kimicefa me parecen tan peregrinos...
    Me hace gracia esa frase de Kimicefa diciendo "lo que diga ERC, Amaiur, ICV o cualquier otro partido en el congreso sobre pensiones (o la ILP de la PAH, o cualquier otra cosa), el PP, con su mayoría absoluta se lo va a pasar por el arco del triunfo". Si todos pensaran como tú ni se saldría a la calle, ni se votaría, ni nada, total si va a sacar la ley el PP para qué presionar...

    ResponderEliminar