Los que ganan si tú no despiertas


Hace unos meses en un artículo alertaba de que si la sociedad española sigue aceptando el 'circo' (que ahora ya no va ni acompañado de 'pan') que inunda cada noche nuestras pantallas, caminaba hacia una pérdida de identidad que ya empezaba a pasarnos factura. Pero hoy, de nuevo, parece imprescindible analizar qué nos está ocurriendo y por qué se sigue cayendo en las mismas trampas.

El interés que tienen en estos momentos las redes sociales para compartir información está más que probado. Sin embargo, no son más que un elemento al servicio de las personas. Si los usuarios deciden desarrollar una campaña para reivindicar la libertad creativa de Jafar Panahi, es muy posible que se forme un fuerte grupo de apoyo al cineasta; pero si, por el contrario, se decide defender a un sujeto como cualquiera de los personajillos del reality 'estrella' de nuestro país (que hoy no voy a nombrar) y ello se convierte en tendencia nacional en la red social Twitter, estaremos demostrando, una vez más, que el 'circo' sigue siendo la clave de los dueños del capital para ocultar su incompetencia, sus trampas y engaños a la mayoría social.

¿Recuerdan cuando Woody Allen en Manhattan entraba en un estudio de realización y se indignaba por lo que estaba viendo en la pantalla? Esa imagen era completamente real. Es más, Allen la escribió pensando en un programa en concreto y en el perjuicio que provocaba a la sociedad estadounidense, alienada por la telebasura como ninguna otra en el mundo. 

Pero vayamos a un ejemplo más cercano, el día en que Mariano Rajoy anunció el rescate a la banca española. No fue un día cualquiera,  fue un jornada deportiva como ninguna. Hubo Fórmula 1, tenis y, como no, fútbol. No pretendo culpar de todo al 'Deporte Rey', pero si ahora miramos atrás en el tiempo, nos daremos cuenta de que cuando el Partido Popular empezaba con sus recortes, tres cuartos de España gritaba gol; que mientras permitíamos a equipos y cadenas de televisión endeudarse con Hacienda, se estaba (y se está) desahuciando personas; que con lo que el Gobierno paga por emitir fútbol en la cadena pública, se podría no recortar la ayuda al desarrollo (comprobado por la ONGD Madre Coraje); o que si España sigue defendiendo a las estrellas de los realitys, llegará un momento en que la mitad de nuestra sociedad olvidará sus propios derechos. ¿Y saben quién se va a aprovechar de eso? Recuerden, ya por último, el personaje de Jeremy Irons en Margin Call; o el de Gad Elmaleh en El capital; o, simplemente, a Orson Welles y sus 'hormiguitas' en El tercer hombre. Bueno, pues eso.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario