OPINIÓN: Cosas sin mucha lógica: el independentismo


Hay cosas en las que uno es experto, otras de las que sabe un poco y algunas de las que desconoce prácticamente todo. Hoy me quiero centrar en parte de estas últimas. Lo reconozco, no se nada de independentismo. No los entiendo. He pensado en poner un anuncio en el periódico para ver si hay suerte y un alma caritativa me explica este concepto.

Sin embargo, profundizando en él e intentando llegar a alguna conclusión lógica, me he dado cuenta de que no soy el único que se lía al hablar de independencia. Ellos mismos, los que se declaran independentistas, lo tienen todavía menos claro que yo. Por ejemplo, la cadena humana o Vía Catalana organizada para hoy. Imagínense que es larga, muy numerosa, todo un éxito, y que, por lo tanto, al día siguiente Rajoy, en uno de esos arrebatos extraños que tiene él, le dice a Mas: "Convoca la consulta". Y claro, Mas, que ha estado dando el turrazo con el tema desde que salió presidente, tiene que hacerla. Según una encuesta difundida hoy por la Cadena Ser, el 52% apoyaría la independencia. Así que tras un largo proceso y echándole mucha imaginación, se separan. Muy bien. Enhorabuena, ya son independientes. 

Se convocan elecciones. Gana Mas. Claro, es el líder de la independencia. Entonces, dentro de aquel barullo independentista, sale un iluminado y dice: "Oye, Mas es de derechas". "No", le contesta otro, "es independentista como nosotros". "Sí, pero independentista de derechas", añade un tercero. Es en este momento en el que se dan cuenta de algo fundamental, son independientes como querían pero tienen un sistema neoliberal que deja los ajustes de la derecha europea en un chiste. Al mirar a la izquierda hay un señor, que no sabe muy bien cómo ha ido a parar allí, de un partido que se llama ERC, que ha sido cómplice de los recortes de los neoliberales y, por lo tanto, no sirve como oposición. Entre los independentistas también hay otros, los del CUP, que como han estado tan preocupados con lo de la cadena se les ha olvidado qué escribieron en su acta fundacional. 

Repasemos, los de CiU han conseguido que hasta Milton Friedman parezca socialdemócrata, ERC es cómplice de los primeros y carece de otra propuesta que no sea la independencia, y los del CUP se han quedado sin discurso. ¿Quién nos queda? Los partidos no independentista. Los que salieron en las últimas elecciones con propuestas diferentes a la simpleza del separatismo y los únicos que tendría lógica votar para solucionar una crisis económica, que, por cierto, es global, internacional, y le da igual si eres navarro, catalán, berlinés o romano. Entonces, ¿por qué nos hemos separado?
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario