ESPECIAL: La musa de Ozon juzga San Sebastián


Al igual que con los principales festivales del panorama nacional e internacional, DIARIO LA CÁMARA desarrolla durante estos días un especial sobre el Festival Internacional de Cine de San Sebastián. En concreto, los reportajes preparados para esta muestra comenzaron el pasado viernes anunciando la selección de un cortometraje producido en Navarra

Hoy nuestro objetivo no es hablar de las obras a concurso sino de otra parte imprescindible de toda muestra, el jurado. Además, nos vamos a centrar en uno de los miembros de este interesante grupo en San Sebastián, Valeria Bruni-Tedeschi. Y se preguntarán, ¿entre 19 creadores repartidos por los jurados de las diferentes secciones, por qué escoger precisamente a Valerio Bruni? Les responderé, queremos centrarnos en ella por dos cifras, el 5 y el 2. Esta actriz, de origen italiano pero afincada en Francia, es la protagonista de una de las películas más maravillosas de Francoise Ozon, 5X2. Director que, por cierto, ganó el año pasado la Concha de Oro con su película En la casa

Bruni debutó sobre las tablas con Platonov de Anton Chéjov, bajo las órdenes de Patrice Chéreau, que además le ofreció su primer papel importante en el cine en su película Hôtel de France, rodada con los alumnos de l’École des Amandiers. Repitieron en 1998 con Ceux qui m’aiment prendront le train (Los que me quieren cogerán el tren). Pero ella alcanzó el estrellato en 1994, Les gens normaux n’ont rien d’exceptionnel, dirigida por Laurence Ferreira Barbosa, le permitió conseguir César a la Mejor Actriz Revelación (1994). Ese mismo año vuelve a trabajar con Noémie Lvovsky, en Oublie-moi (1994). Con Lvovsky ya había rodado el cortometraje Dis-moi oui, dis-moi non (1989), y Oublie-moi fuesu debut en el largometraje.

A esta obras les sigue una buen número de filmes franceses, Nénette et Boni (1996), de Claire Denis, Au coeur du mensonge (1999), de Claude Chabrol, y Rien à faire (1999), de Marion Vernoux; e italianos, como La balia, de Marco Bellocchio, y La seconda volta, de Mimmo Calopresti, ambas a lo largo de los 90. Es en este momento cuando llega la obra maestra de Ozon, 5x2 (Cinco veces dos), estrenada en 2004, y, en 2009, Les regrets, de Cédric Kahn.

Escribiendo los diálogos de Mots d’amour con Mimmo Calopresti, comienza con la escritura de guiones y en 2003 escribe y dirige una película de tintes autobiográficos, Il est plus facile pour un chameau… (Es más fácil para un camello...), por la que obtiene el Premio Louis-Delluc a la Mejor Opera Prima, así como los premios a la Mejor Actriz y Mejor Opera Prima en el Festival de Cine de Tribeca de ese mismo año. A continuación vendrán Actrices (2007), Premio Especial del Jurado de la sección Un Certain Regard de Cannes, y Un château en Italie, presentada a competición en el Festival de Cannes de 2013. Estas tres últimas películas han sido escritas junto con Noémie Lvovsky y Agnès de Sacy. Recientemente se reencontró con Patrice Chéreau en el teatro, cuando interpretaron Rêve d’automne, del noruego Jon Fosse.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario