Alemania visita el Festival de Cine de Pamplona en su tercer día


La muestra de cine alemán de la Hamburg Media School proyectada ayer en el Festival de Cine de Pamplona no decepcionó a los espectadores en el ecuador del certamen. Las cinco obras propuestas para conocer mejor y acercarnos al pensamiento del país germano resultaron reconfortantes, ya que demostraron poder hablar de temas tan trillados como el bullying o el nazismo sin caer en análisis maniqueos y aportando una mirada diferente y crítica acerca de la Europa contemporánea.

Desde mi punto de vista, el mejor cortometraje de la noche fue Erbgut, de Matthias Zuder. La obra me recordó al sentimiento de culpa descrito por Michael Haneke en Caché, centrado en una sociedad consciente de que su progreso está manchado de sangre. A su vez, la historia de Erbgut es capaz de obligar a los protagonistas y a los espectadores a tomar una decisión y a enfrentarse a un dilema similar al de muchos alemanes durante el Gobierno de Adolf Hitler. La tesis del filme se acerca bastante a los conceptos estudiados tras el juicio de Nuremberg por algunos juristas cercanos al positivismo legal y críticos con el proceso e, incluso, a lo que Hannah Arendt experimentó al conocer al asesino nazi Adolf Eichmann. Por otra parte, profundiza en aquella incógnita descrita por Immanuel Kant y a la que Arthur Schopenhauer acabó llamando voluntad, la raíz interior de todo ser humano de la que en ocasiones intentamos huir.


En segundo lugar, siguiendo con el orden de obras más destacadas de la muestra, es obligado hablar de Stürzende Tauben, de Esther Bialas. Nada más comenzar la película asistimos a una imagen extraordinaria en la que una joven tira un monociclo por un acantilado. Esta secuencia va a ser metafóricamente la clave de toda la obra. No porque tenga una relevancia narrativa en sí, sino porque supone el símbolo de lo que nos quiere contar Bialas. Lo que podría ser una historia de acoso escolar va evolucionando hasta un relato de aceptación y de amor prohibido. Asimismo, es de justicia destacar las interpretaciones de las chicas protagonistas y la inteligente realización, que en muchos momento hace que el espectador olvide los juicios morales para interesarse de verdad por lo que realmente desea la protagonista. Los personajes sufren una evolución compleja, como la que ocurre realmente en las personas, evitando convertirse en estereotipos y creciendo y cambiando de forma lógica conforme avanza el relato.


Stufe Drei, de Nathan Nill, obra que abrió la muestra, e Ich hab noch auferstehung, de Jean-Gerri Seyler, fueron las obras con una narración más clásica de la noche. La primera, una comedia con fondo social, que destacó especialmente por unos personajes muy bien construidos, en especial esos directores del centro para personas con discapacidad con un exceso de optimismo que acaba resultando irritante y divertido a la vez. En el caso de la obra de Seyler, nos encontramos con un drama puro, muy duro, con un guion sólido y que apuesta por un estilo realista para acercarnos al sufrimiento de una adolescente con una enfermedad terminal. A todo ello hay que sumar un componente muy importante, el amor, sin el que la película no conseguiría un discurso que profundizara en nosotros. 

El cortometraje Dedowtschina, de Maxim Kuphal-Potapenko, fue el encargado de cerrar la tercera jornada de la muestra, en la que también se pudieron ver algunas obras españolas como la divertida Lo último que hago para el Notodo, de Estíbaliz Burgaleta. La sección nacional la completaron Aquel no era yo, de Esteban Crespo; Rigor, de David Galán Galindo y Óscar Arenas; La otra cena, de Albert Blanch; La bomba en el despacho, de Iván M. Valencia y José Ramón Soriano; Presence required, de María Gordillo; El paraguas de colores, de Edu Cardosoro; y Sexo explícito, de José Manuel Carrasco. En Valor Visual se proyectó Cinco Cámaras Rotas, de Emad Burnat, ganadora del premio a Mejor Director de Documental en Sudance, y en AcceFest, Las sesiones, dirigida por Ben Levin y protagonizada por uno de los intérpretes de Martha Marcy May Marlene, John Hawkes.

CRÍTICAS Y CRÓNICAS DEL FESTIVAL DE CINE DE PAMPLONA 2013:



Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario