COLABORACIÓN: Drones: Una derrota moral


Drones: Una derrota moral
por Jaime Aznar*

Una nueva generación de armas no tripuladas con un radio de alcance prácticamente infinito, está alterando considerablemente las reglas de juego al igual que poniendo en riesgo la estabilidad y la paz mundiales. En el caso de Estados Unidos, supone además un menoscabo a la primacía ideológica que trata de trasmitir.

Entre la controvertida herencia de Tony Blair destaca un principio cuya validez debiera ser piedra angular de la política exterior (también interior), si bien es cierto que fue malinterpretada incluso por su propio autor. El ex-primer ministro británico hablaba de la importancia de ganar la batalla moral frente al adversario, antes de dar el paso hacia una conflicto convencional. Este razonamiento venía a explicar la deriva que llevo a la invasión de Irak, aunque ese es otro tema. Mucho que ver con aquello tuvo el discurso de Barack Obama en la Universidad de El Cairo en 2009, en el que entre otras cosas, buscaba un nuevo comienzo para la llamada "guerra contra el terror". Desgraciadamente, la involución de la Primavera Árabe y el uso de la fuerza a distancia, han malogrado este interesante propósito.

La derrota en el campo ideológico y moral, o cuando menos la falta de un claro vencedor, es lo que más daño hace a la imagen de Occidente en Oriente. Un ejemplo práctico lo encontramos en Somalia, donde la intervención norteamericana de 1992 para combatir el hambre fue bien acogida (con soporte moral/ideológico), mientras que la caza de diferentes señores de la guerra llevada a cabo un años más tarde (sin soporte moral/ideológico claro) generó un gran rechazo entre la población. Irak, Afganistán, Libia o incluso Siria, son fieles reflejos de una falta de imagen y liderazgo que condiciona notablemente la toma de decisiones.

¿Donde encajan los Drones en todo esto? El uso de la fuerza al margen de la legalidad internacional en una zona tan inestable a priori, echa por tierra el objetivo de alcanzar una victoria moral clara sobre la que luego cimentar otra material y duradera. El asesinato selectivo fuera de cauces judiciales nos desacredita como civilización frente aquellos a quienes pretendemos aleccionar, pero lo más importante, otorga a nuestros declarados enemigos una baza retórica con la que seguir extendiendo su visión radical del mundo. Se trata en definitiva no solo de un medio mecánico que viola derechos fundamentales, sino un paso en falso estratégicamente hablando sin resultados concretos. Volver a empezar sigue estando a nuestro alcance.

*Doctorando en Historia
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario