Especial reportaje: Llega '12 años de esclavitud', la nueva película del director de 'Shame'


Hoy en Diario La Cámara presentamos un reportaje muy especial acerca de la última película de Steve McQueen, 12 años de esclavitud, con declaraciones de los principales responsables de la obra. Basada en unas inolvidables memorias que revelaron los entresijos de la esclavitud al público estadounidense en el siglo XIX, llega el fascinante y conmovedor relato del director McQueen sobre el inesperado secuestro del padre de familia neoyorquino Solomon Northup (Chiwetel Ejiofor), su desagradable viaje hasta las plantaciones de esclavos de Luisiana y su inquebrantable lucha por volver a su hogar junto a los suyos.

Esta crónica verídica de la repentina pérdida de libertad de Northup está tachonada de transcendentes momentos de belleza y bondad, y de muestras de los vínculos que unen a las personas. Northup, un consumado músico y artesano casado y con hijos que vive en Saratoga Springs (estado de Nueva York), se ve un buen día envuelto en una impactante situación cuando lo drogan, le quitan la documentación, lo encadenan y lo venden a un impasible comerciante de esclavos llamado Freeman (Paul Giamatti). Éste lo envía a Luisiana, donde su suerte se encuentra a merced de una serie de terratenientes, entre ellos William Ford (Benedict Cumberbatch) y Edwin Epps (Michael Fassbender), que cambiarán a Solomon de distintas maneras. Mientras nuestro héroe encuentra consuelo en amistades como las de Eliza (Adepero Oduye) y Patsey (Lupita Nyong’o), su mente y su cuerpo son llevados al límite de la capacidad humana al antojo de sus captores. Pero una y otra vez, él se niega a sucumbir a la desesperanza y a la inconcebible opresión que ha recaído sobre él, aferrándose a su creencia innata de que él ha sido, sigue siendo y algún día volverá a ser un hombre libre. Cuando al fin le presentan a un caritativo carpintero llamado Samuel Bass (Brad Pitt), verá su camino a la libertad allanado por una carta que denuncia su cautividad y que propicia el regreso triunfante a su familia y a la posterior publicación de sus revolucionarias memorias.

McQueen, un director que nos tiene acostumbrados a películas tan intensas como cautivadoras, como Hunger y Shame, empezó a dar vueltas al concepto que llevaría a 12 años de esclavitud antes incluso de leer el libro. Quería explorar el tema de la esclavitud en Estados Unidos de una forma que no se había visto hasta ahora: desde el punto de vista de un hombre que conocía ambas caras, el gozo de la libertad y la injusticia de las cadenas. El director sabía que algunos esclavos del sur habían sido secuestrados de los estados del norte, pero no fue hasta más tarde cuando descubrió que ya existía una crónica de las experiencias que él estaba representándose.

«Quería contar una historia sobre la esclavitud, y era uno de esos temas con los que piensas: “bueno, ¿cómo lo enfoco?”. Me gustaba la idea de empezar con alguien que es un hombre libre, alguien parecido a los que van a ver la película, un padre de familia como cualquier otro», recuerda McQueen, «que luego es secuestrado y arrastrado a una vida de esclavitud. Pensé en él como alguien que pudiera acompañar al espectador por la inmunda cinta transportadora de la esclavitud.» Por aquel entonces, McQueen comentó su idea a su esposa, Bianca, y fue ella quien dio con las memorias de Solomon Northup, un libro que en su día había conmocionado a la sociedad estadounidense pero que por aquellos días había dejado de ser tan conocido y leído. «Mi mujer encontró aquel libro, y en cuanto leí la primera página ya no pude parar. Estaba impactado y fascinado con aquella historia real tan increíble. Era como leer Pinocho o un cuento de los hermanos Grimm, donde un hombre es arrancado de su vida familiar y entra en un túnel oscuro y retorcido, aunque hay una luz al final», explica.

McQueen descubrió, como muchos habían hecho, que Northup era un gran observador de las personas, uno de los pocos que por aquel entonces podían transmitir al mundo la importante información de cómo se veía y sentía realmente la esclavitud desde dentro. Además de chocante, la historia de Northup tenía un aire moderno, era un viaje alentador de coraje físico y moral. Era un profundo testimonio vital, y al mismo tiempo planteaba una pregunta no ajena a las grandes obras de la literatura: no es sólo qué sucedió, sino «¿qué habrías hecho tú?».

Al cumplirse en 2013 el 160 aniversario de la libertad de Northup, McQueen sintió un apremio especial por llevar sus memorias al cine. «Esta historia tiene mucho más alcance que cualquier otra cosa que haya visto o leído últimamente», dice el director británico. «No me podía creer que no hubiera oído hablar de aquel libro. ¿Cómo era posible? La mayoría de los estadounidenses a los que se lo mencioné tampoco lo conocían. Para mí es tan importante para la historia americana como lo es El diario de Anna Frank para la historia europea: es una crónica extraordinaria del viaje de un hombre hacia la más pasmosa inhumanidad. Todo el mundo cree conocer este capítulo de la historia americana. Pero creo que muchas cosas de la película sorprenderán al público, igual que me han sorprendido a mí. Sentí que sería un honor y un privilegio convertir este libro en una película y dar a conocer esa historia a los espectadores.»

McQueen, con su habilidad para enmarcar escenas emocionales y a veces provocadoras en cuadros de una exuberante belleza formal, vio la oportunidad de llevar su distintivo estilo visual a un nuevo nivel, y al mismo tiempo perfeccionar sus habilidades como narrador. Pero, en definitiva, la principal inspiración de McQueen fueron las memorias de Solomon Northup, un relato devastador contado con una tremenda dignidad y una determinación ejemplar. «En el fondo, es una historia sobre la familia y sobre la esperanza de volver a ver a tus seres queridos», resume. «Es una historia extraordinaria, y es muy conmovedora. Enseguida nos aportó el enfoque que buscábamos, un periodo de tiempo lo suficientemente largo como para poder entender o investigar lo que era la esclavitud, lo que significaba en el día a día y lo que supuso a muchos niveles», concluye la productora Dede Gardner.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario