COLABORACIÓN ESPECIAL: Mandela, el último héroe


Hoy, tras conocer el fallecimiento de Nelson Mandela, tenemos la suerte de contar con uno de los colaboradores habituales de DIARIO LA CÁMARA para analizar la figura del expresidente sudafricano.

Mandela, el último héroe
por Jaime Aznar*

Un icono mundialmente reconocido de la lucha contra la injusticia nos ha dejado con la misma asombrosa sencillez con la que abandonó el poder en 1999. Era un hombre excepcional que protagonizó la última gran marcha por la dignidad en el convulso siglo XX.

Nelson Mandela fue ante todo un héroe, un David moderno que nos recuerda el verdadero valor de la disidencia cuando ésta va acompañada de sólidos principios. En un mundo donde lo habitual es inclinarse ante el poder, enmudecer ante los excesos y acallar las discrepancias, su figura se alza como un verdadero referente crítico. La unidad que logró ensamblar en torno suyo, tanto a nivel nacional como internacional, propició uno de los cambios más espectaculares en el peor de los escenarios imaginables. A su lado, los segregacionistas más duros y los zulús más radicales quedaban eclipsados, desbordados por una sabia combinación de diálogo y firmeza.

También demostró una profunda coherencia consigo mismo tras su llegada al poder, cumpliendo con su sueño de una Sudáfrica libre, plural y democrática, tras lo cual optó por el retiro. Sí, Mandela podría haber sido vitalicio, haber logrado sin mayor dificultad varias mayorías consecutivas y convertirse en una especie de Fidel Castro sin solución de continuidad. Pero lejos de toda pretensión caudillista, supo hacer lo más difícil: retirarse a tiempo.

Para los libros de Historia quedará el gran libertador, el Premio Nobel de la Paz, el líder casi espiritual del Congreso Nacional Africano y el político que cumple sin adornos lo que promete. La gran cuestión es saber cuánto de él quedará en nosotros, pues su legado es tan ingente que a todos atañe vigilarlo y seguir viéndolo cumplido. Ahora que todo nos parece incierto, ahora que carecemos de ejemplo, de esperanzas o proyectos, ahora es cuando más falta hace levantar su bandera, y con los pliegues de su luz volver a amamantar los corazones marchitos de los oprimidos.

¡Hasta siempre Mandela!

*Doctorando en Historia
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario