Esclavos y tiranos, en decadencia


La tiranía como respuesta a una democracia corrupta, la búsqueda de la libertad como fin último, la honestidad y el amor convertidos en claves innatas y, por supuesto, el cambio revolucionario. Una de la obras más relevantes del siglo XX, Espartaco, volvió el pasado jueves a la cadena pública, en una fecha inusual para su programación. Si dijera que hay miles de textos hablando de este filme posiblemente me quedara corto, por lo que no voy a dedicar este artículo a Stanley Kubrick, sino a reflexionar acerca de si somos conscientes del lugar hacia el que estamos caminando.

En el caso de Espartaco, su estrategia está absolutamente dirigida a la libertad. Su meta es única, sabe exactamente el lugar al que desea llegar. A pesar de que su principio carezca de matices y de un planteamiento, es mucho más claro y menos corrupto que el de otros personajes de los que voy a hablar. Me refiero a los protagonistas de Danzad, danzad, malditos (1969), dirigida por Sydney Pollack. A diferencia del personaje de Kirk Douglas, en el caso de los bailarines su objetivo es difuso y mucho más superficial. La única clave que mantiene su tortura es el sueño de obtener 1.500 dólares, que tras dividirlos y restar las facturas se quedan finalmente en una miseria. Es la época de la Gran Depresión, sus habitantes, antiguas personas de clase media esclavizadas ahora por el sistema, solo sirven para ser marionetas al servicio del espectáculo. Como bien muestra el maestro de ceremonias de ese sádico evento, si se tortura a los más necesitados es porque esa tortura tiene éxito.

Ambos son esclavos. Sin embargo, los actuales son cada vez más conformistas. Hasta el punto de ser ellos los que se inscriben voluntariamente en un juego peligroso al servicio de aquellos que lo pueden pagar, una masa acaudalada que ha sabido aprovecharse del sistema en el momento en el que éste enfermó. Son tan tiranos como Craso pero mucho más cobardes, porque ahora evaden su responsabilidad. El nuevo líder de la clase dominante no existe, es difuso y ha conseguido que los esclavos sean voluntarios.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario