Análisis: La justicia empieza a hacer frente a la piratería


El pasado día 20 de febrero se supo que una sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona instaba al operador gallego R a cortarle el acceso a Internet a uno de sus clientes, conocido como Nito75, por infringir la actual Ley de Propiedad Intelectual al descargarse más de 5.000 canciones y otros contenidos culturales de forma ilegal y contribuir a que otros hicieran lo mismo a través de redes P2P. Por desgracia, no es común que los jueces y los dirigentes políticos escuchen al sector cultural y apliquen estas sanciones tan necesarias como poco frecuentes. Aún y todo, en las últimas horas se ha sabido que la citada empresa demandada podría no acatar la sentencia y seguir permitiendo delinquir al usuario.

En su defensa han salido una serie de mal llamados internautas. Es absurdo que los medios sigan publicando titulares con el sujeto 'Los internautas' para hablar de lo que en definitiva son un conjunto de protectores del robo organizado y de las mafias de la piratería en internet. Yo soy internauta y jamás defendería que una serie de delincuentes anónimos hundan la cultura, el arte y la creación en mi país o en cualquier otro lugar del mundo. 

De nuevo, el argumento de los ladrones es que la cultura es cara. Ésta es una de las mentiras más vergonzosas que se han instalado en nuestra sociedad. Efectivamente, algunas entradas han incrementado sus precios por la lamentable medida de subir el IVA al 21%. Sin embargo, creo que todos estaremos de acuerdo en que la política de la derecha española no es culpa de los artistas. A lo que hay que sumar que el sector está haciendo un gran esfuerzo por adecuarse a la situación económica y bajar los precios. 

Actualmente, por ejemplo en el cine, se pueden obtener entradas desde 3,50 euros hasta dos días a la semana, oferta a la que se suman otras como la de 2X1, ciclos especiales, descuentos para jóvenes y tercera edad o el clásico día del espectador. Y esto no tiene nada que ver con la recientes promociones que han bajado los precios a entre 3,50 y 5 euros, sino que los citados descuentos se llevan aplicando desde hace años. Otra cosa es que los piratas prefieran utilizar argumentos falsos y demagógicos en vez de pagar justamente lo que los creadores se merecen.

Pero no solo en el cine hay promociones, en los auditorios se están vendiendo localidades especiales para jóvenes en las que se reduce la entrada hasta el 70% y las bibliotecas y filmotecas ofrecen una gran variedad de títulos totalmente gratis, así como la posibilidad de ver obras en pantalla grande y con coloquio por solo 3 euros. De esta forma, la única razón para defender la piratería es el negocio que las webs de enlaces, los operadores y los propios piratas hacen gracias a robar contenidos y venderlos.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario