COLABORACIÓN: Escepticismo y algo más


COLABORACIÓN

Escepticismo y algo más
por Jaime Aznar*

De vez en cuando suelen propagarse de forma viral una serie de intervenciones parlamentarias procedentes de la Eurocámara, en las que se escuchan ataques ciertamente estridentes contra nuestro actual sistema. No voy a alabar un orden de cosas que produce injusticia y desigualdad a nuestro alrededor, pero tampoco me fío de los predicadores espontáneos que tratan ahora de darnos lecciones.

La última joya que he podido oír está firmada por Goodfrey Bloom, quien el mes pasado afirmaba cosas como: "la imposición es simplemente un sistema en el que los políticos y los burócratas roban el dinero de los ciudadanos y lo malgastan de la forma más vergonzosa (…). Se van a dar cuenta pronto que los euro-escépticos van a ser cada vez más, en junio próximo, y les voy a decir una cosa peor, cuando la gente se haya dado cuenta de quienes son ustedes no les faltara tiempo para invadir esta cámara y colgarles". Estas virulentas palabras fueron pronunciadas en un debate sobre evasión fiscal, en el que nuestro protagonista criticaba el tratamiento especial que a efectos tributarios se dispensa a los altos responsables de la UE.

Pero nada de esto es caprichoso o gratuito, y tras un discurso aparentemente revolucionario se esconde la más pura reacción. En efecto, Goodfrey Bloom es miembro de UKIP (United Kingdom Independence Party), un partido al que no le gustan ni los inmigrantes ni los homosexuales pero que se define como democrática. Esta nueva generación de la extrema-derecha europea, desligada de sus referentes tradicionales, utiliza un discurso incendiario para encontrar eco entre el desencanto ciudadano e introducir en nuestra sociedad sus principios segregacionistas. No es cierto que carezcan de programa, no es cierto que su única baza sea el cabreo y no es cierto que desaparecerán tan pronto acabe la crisis. 

Esta presencia atípica, pero que obedece a factores de sobra conocidos, ha venido para quedarse. La machacona reiteración de estas críticas convierte en certezas aquellos argumentos que hace diez años nos habrían parecido ridículos, incorporándose al ADN de la presente generación. Puede que las siglas se derrumben pasado el tiempo, pero los fundamentos que siembran amenazan con enraizar en la política europea. De no tomar las precauciones legales y pedagógicas más adecuadas, corremos el riesgo de que esta involución se extienda a los sectores y formaciones más nítidamente demócratas. ¿Lo vamos a permitir?

*Doctorando en Historia
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario