Autores valientes contra la piratería


Defender las leyes antipiratería, criticar a los que roban en la red y apoyar los derechos de los autores son planteamientos tristemente impopulares hoy en día. Por eso, cuando alguien encuentra un artículo como el de Javier Marías de este domingo en El País Semanal (Un mundo más triste y más lerdo) o como el titulado Las bandas de la banda ancha de hace algunas semanas, que recibió el apoyo en diferentes medios de otros escritores como Arturo Pérez-Reverte (Ese fulano (quizás usted) me roba, en XL Semanal) o Javier Reverte (El fin de la literatura, en ABC), siente que todavía el mundo ofrece algo de esperanza para el futuro.  

No es que estemos hablando del simple robo de un producto, que por sí ya está bastante mal, sino que además se está atacando sin descanso la base sobre la que cualquier sociedad crece y progresa. Si no apoyamos a los creadores, condenamos a la humanidad a un desierto en el que solo reinará el individuo egoísta. Esos argumentos sobre el precio de los libros, discos, películas... son propios de la ignorancia del pirata, que posiblemente desconozca si quedan abiertos cines o librerías en su ciudad. Por cierto, no deja de ser curioso que los chorizos de la red paguen verdaderas fortunas por lo que ellos llaman tecnología punta (que lo de 'punta' le suele durar unas dos semanas, ya que después otra marca impone un nuevo producto con un simple y banal cambio que ellos adquieren sin pensar) pero consideren absurdo pagar por ir al cine a ver obras que nunca pasarán de moda y seguirán abriendo caminos a cada espectador que las disfrute. 

No conozco todavía el ordenador, la aplicación móvil, el programa... que haya superado Luces en la ciudad. Sin embargo, si los piratas hubieran existido con Charles Chaplin no habrían tenido ningún problema en darle la espalda y permitir que se arruinara sin finalizar su filmografía. ¿Nadie se plantea que una persona que hoy roba impunemente con su ordenador, el día de mañana si tiene más poder lo hará de forma masiva? ¿Qué creen que hay en la mente del corrupto, del delincuente de altos vuelos, del empresario que dona sus ganancias generosamente al paraíso suizo? En última instancia, el posicionamiento intelectual de piratas informáticos y corruptos es el mismo. En ambos casos hay un robo, la única diferencia es el grado de poder y, por lo tanto, la capacidad de robar que tienen.

Por Miguel Suárez
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario