Stroheim y Trier, con 'von' delante


En esta ocasión vamos a dejar a un lado la sección oficial del 64 Festival Internacional de Cine de Berlín para centrarnos en la que posiblemente es la película fuera de competición más esperada de la muestra, Nymphomaniac. Lars von Trier estuvo invitado a la Berlinale por primera vez en 1984, pero fue Cannes el certamen que requirió toda su atención durante los siguientes años. Expulsado tras un malentendido, que por cierto pone de relieve el personaje de Stellan Skarsgård en su último filme, ahora el director regresa a donde se confió en él por primera vez. 

Hace un mes, DIARIO LA CÁMARA publicó la crítica del Volumen I, así como un especial en el que el productor de la obra explicaba la forma en la que se había realizado el corte. Nuestra intención ahora no es recordar aquella crítica y sumarle la del Volumen II sino realizar una comparación entre éste y otro filme que tienen mucho en común y que también se encuentra de actualidad. Se trata de Avaricia, dirigida en 1924 por Erich von Stroheim, y que inauguró ayer la Muestra de Cine y Dentistas de Navarra en los cines Golem Yamaguchi. La proyección contó con la música en directo del pianista Jonathan Hurtado, que ofreció una composición moderna y valiente para acompañar la obra maestra de Erich von Stroheim.

Al comienzo, en la presentación del filme, la periodista Blanca Oria recordó que Avaricia se rodó pensando en un metraje de más de nueve horas de duración y que, al igual que le sucedió a Lars von Trier, los productores decidieron reducirla hasta las dos horas y media. Además, ambos creadores comparten la pasión por el 'von', ninguno de ellos lo tenía en su apellido y ambos decidieron añadirlo con el objetivo de darle un toque de distinción a su nombre.

Empecemos por la obra de Lars von Trier, como ya expliqué al hablar de la primera parte, Nymphomaniac es un fiel reflejo de la filmografía del realizador danés, pero, además, aporta nuevos matices en la forma en la que el ser humano se relaciona tanto con el momento político-social en el que vive como con el arte y las creencias que trascienden nuestra situación terrenal. Joe fluctua entre dos planteamientos: la reafirmación en lo que ella es y la contención de sus instintos. No vamos a desvelar su decisión final, pero sí su cierto parecido con el protagonista de Avaricia. Ambos conocen sus instintos, en el caso de Joe es el deseo sexual irrefrenable mientras que en el de McTeague, la agresividad innata que poseé mantiene un lucha interior continua con la ternura y el amor. 

Sin embargo, más allá de reprimir o no los instintos, existe una batalla en la que los personajes de Avaricia salen perdiendo, aquella que desconocían hasta el momento en el pasan a ser ricos. Tina, la mujer protagonista del filme, es pura materia, su posición social es inexistente y su familia no la tiene especialmente en cuenta como persona. Por eso, cuando es literalmente entregada a McTeague el miedo ser apodera de ella, solo hay una cosa que le otorgará la fuerza necesaria para aceptar su destino impuesto: el dinero. En ese momento, la obsesión por acumular riqueza la separará de su marido y la encerrará cada vez más. Por su parte, el mejor amigo de éste, el hombre que le presentó a Tina, solo puede pensar en lo habría pasado si fuera él quien se hubiera prometido con la ahora millonaria mujer de McTeague. A partir de ese momento, todos los personajes están condenados por el dinero, llegando a un metafórico desenlace en el desierto de emociones y sentimientos humanos en el que se encuentran.

¿Podemos decir que el sexo es la avaricia de los personajes de Nymphomaniac?  Personalmente, yo creo que no. Aún y todo, sí que hay un instinto que los personajes protagonistas de una y otra película comparten. Podríamos hablar de algo así como el erotismo del poder. Muchas veces el poder es algo privado, como en el caso de Tina, su capacidad económica solo le sirve para su tranquilidad personal pero no para obtener bienes o para ostentar, en el de Joe (fundamentalmente en Joe joven) es diferente, pronto se da cuenta del poder que tiene sobre los hombres, un poder que se acabará volviendo en su contra, pasando de ser la que decide a ser objeto de un gran juicio moral. Todo ello antes de un magistral desenlace del que hablaré en unos meses cuando todo el mundo haya podido disfrutar de la película.

NOTICIAS RELACIONADAS:


Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario