'El desconocido del lago', el arte de la representación sincera


Todavía estamos a comienzos de año pero no hay ninguna duda de que la película francesa El desconocido del lago ya se ha ganado un puesto entre las cinco mejores películas estrenadas en este 2014. Al fin y al cabo, lo que cualquier espectador y/o amante del arte debe buscar en una obra actual es la valentía y la genialidad para hacer algo nuevo, tanto en el ámbito estético de la imagen como en el trasfondo del filme. Alain Guiraudie lo ha conseguido.

El realizador francés defiende una forma de representar el amor y el sexo que gracias a otras obras como La vida de Adèle, Nymhomaniac, Shame o Paraiso: Amor ya no nos resulta tan extraña, pero que todavía aleja a la mayor parte del público. Es triste pero el espectador contemporáneo sigue teniendo reparos con respecto al sexo, y más si es homosexual. Si bien es cierto que continuamos en un país con grandes mayorías conservadoras, es inconcebible que en pleno siglo XXI la forma en la que se muestra a dos personas haciendo el amor en una película siga siendo motivo de disputa, sobre todo cuando no lo es la gran cantidad de bazofia pseudoerótica que nos llega por culpa de los vioclips y programas basura de televisión.

A esta representación valiente y sincera de la sexualidad, al filme de Guiraudie se le une otro punto de gran relevancia, el paisaje. Ese lugar de cruising es casi un espacio paradisíaco, una pequeña atmósfera sin juicios banales, con respeto y en la que únicamente se plantea la identidad sexual de la persona. En el momento que, por amor o amistad, los hombres que allí acuden quieren dar más información, lo hacen, pero es algo optativo. El placer, el amor y la sensualidad podrían ser la tres claves que nos llevan a comprender por qué un chico puede querer mantener una relación con un desconocido que se niega a ofrecerle más información fuera de ese recinto y del que solo sabe dos cosas. Por un lado, que le atrae y, por el otro, que es un asesino.

El hecho de que de manera independiente a nuestra orientación sexual podamos formar parte de esa atmósfera tan particular, radica en la naturalidad con la que Guiraudie trata el tema, tanto en las relaciones en las que hay sexo como en las que no. Por eso, si trascienden de la polémica inicial y se convierten en una especie de vouyeurs de lo desconocido, les aseguro que quedarán fascinados.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario