La ambigüedad frente al desenlace trivial


Es hora de decir adiós al desenlace trivial. A ese final generado por una esperanza artificial de que todo acaba en orden. Sabemos que la realidad no es así, al final de un conflicto no suelen salir títulos de crédito, pero seguimos esperando que todo se solucione de la misma forma que nos han vendido los estereotipos comerciales de las historias maniqueas del bien contra mal. Por desgracia, hoy en día la sociedad espera malos a la altura del ojo ese de fuego de El señor de los anillos y héroes tópicos que lo apaguen. Pero la realidad es ambigua, los malos malísimos no existen y eso es algo que un parte del cine lleva mucho tiempo reivindicando.

Ayer veía Cruising, de William Friedkin, que, además de ser un filme extraordinario, convierte un clásico thriller policiaco en una obra intimista y llena de preguntas. Lo que ha conseguido el cine con películas como la de Friedkin; la reciente Enemy, de Denis Villeneuve; o la asombrosa Uncle Boonme, de Apichatpong Weerasethakul, es darnos a conocer que las cosas más importantes del ser humano no tiene una única y sencilla respuesta, sino que son un compendio de muchas dudas que debemos ir resolviendo dentro de nuestras posibilidades. Esto mismo debemos aplicarlo a los conflictos internacionales, a los aberrantes cuentos que las grandes potencias defienden acerca de monstruos antioccidente a los que hay que exterminar.

¿Por qué de un tiempo a esta parte el cine de las grandes industrias deja todo tan atado? Adoro esos desenlace de obras maravillosas de los grandes estudios como El puente sobre el río Kwai (1957) o El hombre que pudo reinar (1975), en cuyo final no existe un mensaje falso y vacío para tranquilizar al ciudadano, sino una reflexión inteligente acerca de la condición humana. ¿Qué ha pasado para que hoy tengamos que cerrar los ojos ante una bonita explosión en la que mueren todos los malos y se soluciona todo? Cuando finaliza una película como Cruising, descubrir el rostro del criminal y saber si el hombre que han detenido es o no el verdadero villano de la función es solo una parte más de ese rompecabezas que nos ofrecen las grandes películas, para que podamos comprender realmente el mundo que habitamos.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario