De 'París, Texas' al viejo México de Robert Duvall


En 1984 obtenía la Palma de Oro en el Festival de Cannes París, Texas, de Wim Wenders. Desde mi punto de vista, la obra de Wenders supone la mejor road movie de la historia junto a otro filme también premiado en Cannes, Easy Rider, de Dennis Hopper. Ambas películas comparten la carretera como lugar de descubrimiento, ya sea para encontrar un ser amado que dé respuesta a algunas preguntas del pasado o para intentar alcanzar la ansiada libertad en un mundo peligroso e ingrato. No es casualidad que hablemos de películas premiadas en Cannes, ya que durante estos días se está celebrando su 67 edición. Pero, además, hoy analizamos road movies por el reciente estreno de Una noche en el viejo México.

A continuación, vamos a dar un pequeño repaso a películas de este género, a su medio de transporte, a su razón de ser y, fundamentalmente, a su esencia: el viaje y el destino. Puedes convencer a un antiguo amigo de la universidad, quitar el polvo a una vieja Norton 500 y emprender un viaje por América del Sur cruzando los Andes y el Desierto de Atacama, disfrutando de lugares tan mágicos como las ruinas de Machu Pichu. Así lo hicieron Ernesto “Che” Guevara y su amigo Alberto Granado. Partieron de Buenos Aires y emprendieron un viaje en La Poderosa por América del Sur. Este recorrido por las culturas más remotas es el que vemos en Diarios de motocicleta, la oscarizada “road movie” de Walter Salles.


Hay también quien prefiere viajar solo, abandona su carrera académica y, a las puertas de un futuro profesional de éxito, cogen sus ahorros y su viejo coche y tiran millas hasta que el cuerpo aguante. En Hacia Rutas Salvajes, de Sean Penn, podemos ver el paranoico viaje de Chris McCandless, que abandona Atlanta huyendo de la monotonía y el estilo de vida frenético impuesto por la sociedad. Su increíble aventura nos muestra asombrosos rincones de California, Oregón y Dakota del Sur hasta su destino en Alaska. A pie, en coche, en caravana, en cosechadora, cualquier medio es válido con tal de cambiar y vivir la aventura y formar parte de la naturaleza.
  
Una de las road movies más reconocidas cuenta la historia de dos mujeres que respondieron con violencia a la dictadura machista. Dos mujeres que hartas, dejan Arkansas y cruzan las cálidas carreteras de Arizona para llegar hasta México al volante de un Ford Thunderbird 1966. Una oda a la libertad del gran Ridley Scott, que transformó en heroínas a estas dos mujeres.

Y ya que hemos hablado de México, ¿porque no ir en busca de aventuras a bordo de un Cadillac? Un viejo vaquero busca una última noche de diversión en el viejo México junto a su nieto, al que acaba de conocer y a una guapa y joven stripper que encuentra en ellos la esperanza de un futuro mejor. Una aventura a golpe de carretera y tequila. Una historia sobre la virtud de sobrevivir y el derecho de cada persona a elegir su propio final. Todo esto y mucho más lo podrás descubrir en Una Noche En El Viejo México, en la que el gran Robert Duvall, con Luis Tosar como compañero de reparto, vuelve con más fuerza que nunca a las órdenes de Emilio Aragón.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario