El arte que grita


"Lo crea o no, la intención inicial no era escandalizar, sino exponer una serie de problemas de la forma más exacta, honesta y directa posible", defendía el director de cine Srdjan Spasojevic en una entrevista concedida a El Periódico en 2010, con motivo de la polémica suscitada por A serbian film. El hecho de que el realizador serbio utilizara la palabra "honesta" no es una casualidad, es la esencia de su discurso cinematográfico. Piensen que por mucho revuelo que pueda tener una película como A serbian film nunca conseguirá que eso la convierta en una obra rentable al nivel de una producción de Hollywood. 

Cuando alguien se enfrenta a un proyecto como este sabe que los círculos en los que se va a mover van a ser muy pequeños. Al fin y al cabo, el filme del que hablamos solo ha llegado a nuestro país vía festivales y muestras especializadas, por lo que pensar que la polémica se hace con un fin comercial es absurdo. Yo creo en la honestidad del cine y en transmitir al público la rabia con la que se hace una película. Hoy en día no podemos andarnos con medias tintas, describir lo que está sucediendo solo se puede hacer mediante un grito desesperado. Cuando un año después de la entrevista a Spasojevic, el festival Rizoma homenajeó a John Waters (uno de los directores con una carrera más coherente) y fue preguntado por su provocadora obra Pink Flamingos, de nuevo aseguró que el escándalo no fue el objetivo principal. Pink Flamingos es un divertido e irónico alarido ante una sociedad adormilada, como lo es la necesidad de usar el gore para George A. Romero. 

El responsable de La noche de los muertos vivientes decía que optaba por mostrar lo que hasta el momento era impensable porque había que darle una bofetada al espectador de Estados Unidos. En un momento político en el que el belicismo parecía haberse adueñado de la esencia del país, Romero insistió en el papel que el ciudadano tiene para luchar contra el odio. Por desgracia, no siempre consiguieron su objetivo y los "agradables" entretenimientos organizados por entes mucho más poderosos que los artistas obtuvieron mayor respaldo social. Sin embargo, no todo está perdido, ya que el respaldo de Romero, Waters, Spasojevic, Pasolini, Godard o Ferrara está formado, piensa, es inteligente y acabará por revelarse.

Miguel Suárez
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario