'El congreso', de Ari Folman, y la libre elección


El arte está cercano a convertirse en la última oportunidad de la humanidad para ser algo por decisión propia. La libre elección, esa expresión protagonista de El congreso, de Ari Folman, es hoy en día la falacia más utilizada para vendernos los supuestos conocimientos que debemos tener. 

Un sistema económico que nos destruye y que acabamos estudiando, no para modificarlo, sino para asegurar su perpetuidad; unos hábitos de transporte basados en el vehículo privado que provocan la intoxicación de las ciudades y de las mentes que los conducen; un modelo de entretenimiento que enriquece a una reducida élite mientras se burla de su propia audiencia... ¿Dónde está la libre elección? ¿En la compra masiva de tecnología caduca mientras se ataca con descargas ilegales la cultura que puede salvarnos? La libre elección murió en el momento en que se decidió que todos supieran lo mismo y dejaran a un lado la expresión de su punto de vista personal para convertirse en un mero estereotipo. La extraordinaria obra de Ari Folman solo es una distopía aparente, en realidad supone una descripción documental de la decadencia social en nuestra época. 

Es indispensable volver a reivindicar el derecho a pensar sin imposiciones, para desarrollar un nuevo mundo, una sociedad solidaria, ecológica y culta, en la que el arte recupere su papel como lugar de encuentro de las mentes libres.
Por Miguel Suárez
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario