Cine: Vivir frente a entender


Estamos acostumbrados a justificar cualquier hecho por su utilidad. Si algo no tiene un objetivo claro y lo más inmediato posible es privado de sentido y, por lo tanto, marginado. Esa es la razón por la que cada vez que se estrena una película cuya trama no parece organizada al servicio de un fin concreto es rechazada y puesta en cuarentena en pequeñas salas de cine de autor. 

"No la entiendo", se suele escuchar. Pero, si cambiamos esa concepción y sustituimos el verbo "entender" por "vivir", todo cobra sentido. Vivir el cine, el arte en general, es lo que abre las puertas de unas mentes cerradas por la técnica, el opaco sistema financiero y el conformismo. Toda obra esconde varias historias tras el relato. Por eso, lo más maravilloso del cine no es un intrincado juego de giros dramáticos similares a una atracción de feria, sino la duda compleja que se mantiene durante todo el filme tras las acciones de sus protagonistas. No solo de los personajes, también del montaje, el guion, la fotografía o la dirección artística.

Fotograma de 'Boudu sauvé des eaux' (Jean Renoir, 1932)

En Mommy, de Xabier Dolan, todo lo que sucede en el interior de los individuos, aquello que les mueve en el trascurso del tiempo, colisiona directamente con la historia común del resto de seres humanos. La edición en DVD de la notable Asylum, de Roy Ward Baker, asegura en su portada que "la locura manifiesta las limitaciones humanas para afrontar la realidad". ¿Y si es al revés? ¿Y si lo que la locura dejara al descubierto fuera la limitaciones de la realidad? Salgamos por unos minutos de lo establecido y vivamos el arte, que en él reside la clave para poner en duda todo aquello que sabemos que no funciona bien. 

Miguel Suárez
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario