¿Será capaz el nuevo Parlamento Europeo de ejecutar el cambio de rumbo que Europa necesita?


2014 llega a su fin. Las políticas de austeridad y la amenaza del populismo están poniendo en peligro el presente y el futuro del proyecto europeo. Las tasas de desempleo en Europa son el doble de las estadounidenses y se espera que el crecimiento en la zona euro caiga por debajo del 1% en 2015. “A pesar de que lo peor de la crisis parece haber quedado atrás, Europa sigue siendo vulnerable”, advierten los autores. “De hecho, la UE podría tambalearse al borde de una tercera recesión, dadas amenazas como las actuales tendencias deflacionarias y una creciente crisis de la periferia que ya se manifiesta en Grecia y bien podría extenderse a Francia e Italia”, señala Vicente Palacio en el primero de los capítulos de este extenso informe.

El momento parece, pues, propicio para la revisión de las políticas económicas. También es tiempo de cambios políticos e institucionales. ¿Será capaz el nuevo Parlamento Europeo de ejecutar el cambio de rumbo que Europa necesita?

The New European Parliament: towards economic recovery constituye una extensión a los trabajos del seminario El nuevo parlamento europeo: cambio de ciclo y nueva recuperación económica, celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el 30 de septiembre pasado y organizado conjuntamente por las fundaciones Alternativas y Friedrich Ebert y contiene una propuesta completa sobre los objetivos que deberían cumplir el nuevo Parlamento Europeo y la nueva Comisión Europea esta legislatura.

El estudio recoge las reflexiones de Michael Dauderstädt (director del área de Políticas Sociales y Económicas de la Friedrich Ebert Stiftung), José Enrique de Ayala (general de brigada retirado y miembro del Consejo de Asuntos Europeos de la Fundación Alternativas), Vicente Palacio (director adjunto del Observatorio de Política Exterior de la Fundación Alternativas) y Domènec Ruiz Devesa (vicepresidente de la Unión de Federalistas Europeos de España y miembro del Consejo de Asuntos Europeos de la  Fundación Alternativas). Los autores identifican los ejes sobre los que el Parlamento Europeo debería trabajar esta legislatura. Así, proponen alternativas para:

- Combatir el desempleo y, especialmente, el desempleo juvenil: apostar por políticas expansivas que reactiven la economía y fomenten el crecimiento y la inversión, especialmente en infraestructura y nuevas tecnologías.

- Superar las desigualdades entre Estados miembros y en el interior de los Estados, agudizadas a consecuencia de la crisis. Armonización de las políticas sociales europeas.

- Finalizar la reforma de los sistemas fiscal y bancario, además de las políticas de lucha contra los paraísos fiscales. Monitorear la aplicación de la Unión Bancaria para asegurar que cumple las condiciones originalmente establecidas por el PE.

- Crear un Mercado Único Digital Europeo: fundamental para lograr un nuevo modelo de la productividad europea y la mejora de la competitividad de sus empresas.

- Impulsar la Unión Europea de la Energía: con el fin de fortalecer su posición de negociación con los proveedores externos y salvaguardar su acceso a los recursos energéticos.

- Hacer de la migración y el asilo temas europeos, no regionales: El reto de la inmigración irregular no es un tema regional, sino un problema de la Unión en su conjunto que solo puede ser resuelto ayudando a los países y fortaleciendo nuestras fronteras exteriores. También es el momento de modificar la Directiva de Retorno Europea (2008/115 / CE).

- Perfilar el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP): El Parlamento Europeo debe ejercer presión en contra de la inclusión de una solución de controversias entre inversores y Estados y garantizar que los derechos laborales, las normas ambientales y la regulación de los mercados se incluyan en el tratado final.

- Reforzar el papel de la UE en los asuntos internacionales: El PE debería ser más pro-activo en los debates semestrales sobre la PESC. Es crucial para forjar vínculos entre la PESC y la política comercial, la ayuda al desarrollo, el funcionamiento de las instituciones financieras internacionales y la política de vecindad de la UE.

Los expertos manifiestan también ciertas dudas sobre la viabilidad del Plan Juncker y juzgan la implicación del Parlamento en las políticas de crecimiento y empleo, además de reflexionar acerca del papel de Alemania en la recuperación económica. Dedican un amplio capítulo al fortalecimiento de la democracia europea y a la rendición de cuentas en el seno de la UE y concluyen con unas pautas para emprender el camino hacia la reforma de los tratados.
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario