Análisis: "White God (Dios blanco)", de Kornél Mundruczó


"El arte nunca debe dejar de ser crítico. Debe alzar un espejo ante la sociedad" (Kornél Mundruczó)

En nuestro país, los movimientos racistas y discriminatorios no han contado con demasiados apoyos, salvo en pequeños territorios. Sin embargo, en momentos de crisis puede pasar cualquier cosa. El miedo permite a los estafadores vender seguros absurdos convenciendo a los incautos de la teoría apocalíptica más estrafalaria, los tertulianos histéricos que residían dentro de la caja cuadrada del cuarto de estar se convierten en gurús de cualquier materia y los partidos identitarios se hacen con el poder. Es decir, los que ayer te escupían, hoy te gobiernan.

En White God (Dios blanco) nos encontramos con ese tipo de sociedad deprimida, materializada en un profesor que ya no lo es y que trabaja en un matadero. A su vez, el Gobierno ha desarrollado leyes para separar los perros sin pedigrí de aquellos que son de raza. De esta forma, aquel que quiera mantener un perro de menor "calidad" debe abonar una abusiva tasa. En este contexto, el profesor del que hablaba al comienzo obliga a su hija a deshacerse de su mascota, Hagen. Perdido en las calles de Budapest, el animal conoce a otros como él, también abandonados y perseguidos cada día por los trabajadores de las perreras.

Tras numerosas torturas por parte de los entrenadores de peleas clandestinas, nuestro perro protagonista aprende a luchar y acaba siendo atrapado en la cárcel de los perros de segunda. Cuando todo parece perdido para Hagen y su dueña da por imposible encontrar de nuevo a su amigo, las minorías se rebelan y ocupan la ciudad. Kornél Mundruczó construye una metáfora política de su país y un aviso para todos los que caminan en esa misma dirección. 

Por Miguel Suárez
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario