"Te salvaré; te haré perfecto"

Richard Burton y John Hurt en la adaptación de la obra de George Orwell 1984, dirigida por Michael Radford

"No te preocupes, Winston; estás bajo mi custodia. Te he vigilado durante siete años. Ahora ha llegado el momento decisivo. Te salvaré; te haré perfecto" 
(O'Brien en 1984, de George Orwell)

Frente a la resignación de los oprimidos y la tiranía identitaria, François Truffaut apostó en El último metro por el arte, la creación como esencia del ser humano para rebelarse. Una solución tanto a conflictos emocionales como políticos. Un alegato a favor del individuo como pensador crítico y no como simple espectador del despotismo.

Ed Harris interpreta el papel de Wilford en Snowpiercer, de Bong Joon-ho

Por desgracia, todo eso no ha sucedido. Las revoluciones actuales son, como explicaba el personaje de Wilford (Ed Harris) en Snowpiercer, de Bong Joon-ho, un espectáculo para la masa generado a partir de conversaciones entre la cabeza y la cola del tren. Es decir, de la misma forma que sucedía en 1984, de George Orwell, nos creemos supuestas llamadas a la rebeldía escritas por la autoridad a la que en teoría vamos a derrotar. 

Gérard Depardieu y Catherine Deneuve ("El último metro", dirigida por François Truffaut)

La única modificación desde 1984 es el método. En el fondo, sigue siendo O'Brien el encargado de generar la falsa esperanza de la revolución, pero el discurso de Goldstein se ha transformado en mensajes simplones en programas de máxima audiencia. En nuestros días, el entretenimiento basura se ha convertido en el medio para el falso cambio político, mientras el gobierno imaginado por Orwell observa alegre como sus ovejas continúan balando en la misma dirección.
Por Miguel Suárez
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario