La banal polémica en torno a Abel Azcona


La polémica en torno a la obra de Abel Azcona existe, pero carece de valor. Azcona no ha conseguido mover conciencias, ni provocar un debate inteligente en torno a las religiones. Sólo ha logrado cabrear a unos colectivos que les va la “marcha” de este tipo. Probablemente sean los mismos que se indignaron hace un par de años por los carteles promocionales de The Hole, y no por eso vamos a decir que ese espectáculo es algo cercano al arte.

Lo sucedido con Azcona no tiene nada que ver con el concepto de escándalo planteado por Pier Paolo Pasolini, ni siquiera se acerca a la controversia originada en San Sebastián y Sitges por el cine de Srdjan Spasojevic. Sólo es un ejercicio morboso, alimentado por los medios y el fanatismo, en una sociedad donde la telebasura y el cine comercial crecen como un virus imbatible mientras los artistas son marginados. 

Como católico, no me ofende la obra de Azcona. Me resulta un trabajo banal, demasiado evidente, que para nada invita a pensar y, lo peor, que ya impone una respuesta de antemano. No me parece crítico, ni valiente; es una mirada superficial y vendida al mercado. Lo único que me indigna de todo esto es un Gobierno en el Ayuntamiento de Pamplona que demuestra diariamente que no tiene el más mínimo interés por la cultura.
Por Miguel Suárez
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario