Vivir de rodillas para el cine


Hace unos años tuve la suerte de acudir a una sesión de cine donde se entregaba un premio honorífico a Vicente Aranda. Tras la proyección de la película, el cineasta estuvo charlando con los espectadores y recordando algunas anécdotas. Entre todo lo que se habló, hubo una frase que sin duda es la que mejor representa su cine: "He vivido de rodillas para cada una de mis películas". Aranda explicaba así su dedicación a la hora de ponerse detrás de la cámara, pero además constataba un hecho: no siempre es cómodo hacer cine.

Sin embargo, parece que ya no interesan cineastas como él, el público no quiere artistas comprometidos con sus obras. Lo que triunfa es la risa fácil basada en los rancios clichés de la caja tonta, trasladados ahora a la gran pantalla. Historias sin profundidad que mueren cuando se encienden las luces. El cineasta ya no "vive de rodillas", busca una rentabilidad sencilla, aunque eso provoque que sus espectadores sean cada día un poco más tontos. Ha preferido encerrarse en una burbuja de guiones tramposos en vez de apostar por crear un cine eterno.
Por Miguel Suárez
Share on Google Plus

About Diario La Camara

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario